viernes, 28 de noviembre de 2014

«Esa tal Dulcinea» de Manuel Enríquez

Título: Esa tal Dulcinea

Autor: Manuel Enríquez
Editorial: viveLibro
Páginas: 205
Año de publicación: 2014
Género: Misterio
Precio: 12,35 € versión física; 3,08 € versión digital.

El autor

Tengo el gusto de conocer a Manuel Enríquez personalmente. Fue uno de los invitados a «viveBloggers», ese evento del que ya os hemos hablado muchos bloggers en el que nos reunimos autores, editores y bloggeros para compartir nuestras ideas.

Volviendo a Manuel, nació en Madrid en 1958 y dedicó parte de su vida a trabajar como veterinario. 

Él mismo admite que siempre le había gustado la escritura pero que nunca había conseguido dedicarse plenamente a ello. 

A finales de los años 90 sufrió una degeneración de retina que le dejó ciego. Este obstáculo que a muchos hubiese deprimido no hizo más que motivar a Manuel a buscar nuevas metas. Esto le llevó a explorar esa vieja pasión que tenía guardada dentro desde hace varios años, la escritura.

Esa tal Dulcinea es su tercer obra, y en ella empieza a notarse la madurez que el escritor va consiguiendo trabajo a trabajo. Es una novela bastante alejada de la línea de sus dos primeras obras: Caminos del oro blanco y Cierra los ojos y mírame.

Manuel Enríquez es más que un escritor. Es una historia de superación. Es una historia de sabe reír. Es una historia de felicidad ante todo.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Entrando en materia

Ya casi he cumplido mi primera semana en el curso de corrector. La verdad es que no esperaba que me fuese a gustar tanto. 

Es raro. Estos primeros temas estoy estudiando signos de puntuación. ¿Cómo se iba a pensar en algún momento de mi vida que esto me iba a llenar? Me parece precioso.

Si tengo que centrarme en alguno de los aspectos que he estudiado hasta ahora me quedaría con tres: interrogaciones y exclamaciones, negrita, y cursiva.



Hasta entonces me había interesado por la materia pero sentía que faltaba algo. Necesitaba profundizar. Saber que era realmente en lo que me había metido. Aprender las distintas vías utilizadas para marcar los errores (signos de llamada) y las señas utilizadas para corregirlos (marcas de corrección) me pareció en un principio complicado, pero nada más lejos de la realidad. Cuando los usas varias veces te empiezan a salir automáticamente.

Así llegué a la unidad de la “ortotipografía”, que para los no versados en la materia significa “el arte de imprimir bien”. Es una palabra compuesta por orto, palabra griega que significa “bien” y tipografía que se puede definir como “el arte de imprimir”





De golpe y sopetón me encontré con el tema de las interrogaciones y exclamaciones. Por primera vez me iban a explicar reglas de utilización. Ya era hora. Tenía ganas. Lees el temario y todo parece sencillo hasta que te plantan el primer ejercicio relacionado con ello. Fallos, despistes, te das cuenta que esto no es como lo esperabas, que la cosa tiene más chicha de la que preveías.

Lo entiendes y crees que a partir de ahora todo va a ir mejor… ¿Mejor? ¡Malditas cursivas! Ya os hablaré de ellas en próximas entradas. Son un mundo.


Estoy disfrutando como un enano.

lunes, 17 de noviembre de 2014

Quiero ser profesional. Empiezo el curso de Corrección Profesional

El sábado pasado tuvimos el evento #ViveBloggers, un evento organizado por la editorial viveLibro con el objetivo de acercar posturas entre escritores, bloggeros, editoriales… Si queréis saber más visitar la entrada anterior a esta,  donde podréis encontrar la crónica del evento.



En ese evento pude hablar con miembros de viveLibro y acabé prendido de su trabajo. Me sentí a gusto. Tan a gusto que cuando llegué a casa me puse a investigar diferentes formas de poder acceder a este mundo, acabando por dar, con la ayuda de mi compañero en Bloggerizados, Alex Von Karma, con cursos que me permitirían adentrarme más en el mundo editorial.

Alex me recomendó los cursos de Cálamo y Cran, centro de aplicaciones profesionales del lenguaje y la edición, la cuál colabora con la Universidad Europea, expendiendo por tanto títulos oficiales, algo que para mí era necesario si decidía embarcarme en esta aventura.



Leyendo cursos, hablando con compañeros y amigos que habían estudiado alguno acabé fijándome en el de “Corrección Profesional”, que como podréis deducir por el nombre tiene por objeto formar a los alumnos para que puedan desempeñar la función de corrector, que abre las puertas tanto al mundo literario como al periodístico.

Me matriculé pagando las tasas. Es un curso que dura tres meses y que se imparte online, lo que me permite compaginarlo a la perfección con mis estudios universitarios, algo que también era un requisito a tener en cuenta a la hora de lanzarme a intentarlo.

Ahora, tras varios días ya cumpliendo el programa que me proponen desde Cálamo y Cran puedo decir que he acertado. Lo que he estudiado hasta el momento me parece precioso. Y sí, puedo entender que desde fuera alguien que me vea apasionándome con esto piense que estoy loco, es normal, pero para alguien que está enamorado de las letras, introducirse un poco más en ellas solo puede ser motivo de alegría.



Hasta ahora he estudiado las cuatro primeras unidades didácticas en las que se divide el programa. He pasado por una primera de introducción, partes de la elaboración de un libro, metodología de trabajo y he acabado ahora mismo las herramientas de trabajo. En este último tema ha sido cuando de verdad se ha empezado a profundizar en materia. Estoy encantado. Mirando el programa puedo ver como los próximos temas se me hacen aún más interesantes. A ver como los acabo estudiando, por ahora, tengo ganas de que llegue mañana para cogerlo un rato más.

Me he propuesto contaros toda la experiencia que va a suponer este proceso. Espero que leerme os guste tanto como a mí contarlo.

Un saludo a todos.


domingo, 9 de noviembre de 2014

Evento viveLibro. Youtubers, bloggers y escritores. Todos uno

Ayer, sábado 8 de noviembre, tuve la suerte de ser invitado por la editorial viveLibro a un evento en el que nos juntaron a escritores, youtubers y bloggeros en el Bar el Real situado en la plaza de Ópera de Madrid.



A pesar de que todos teníamos interés en saber cual era el motivo de esa invitación, a todos nos habían convencido para acudir cuando en la invitación nos informaron que nos iban a invitar a desayunar. El resto no importaba, comida gratis. Suficiente, y estoy seguro de que no era el único bloggero que pensaba así.

Por mi parte yo recibí la invitación de parte de Alex, Alex Von Karma, coordinador de Bloggerizados, donde suelo colaborar asiduamente, y que además es escritor y editor de dicha firma editorial.

Habíamos quedado en reunirnos al as 10:30, sin embargo, yo llegué un poquitín tarde debido a que, para no cambiar mis costumbres, me equivoqué en un desvío, por lo que me tocó dar vueltas por las calles de Madrid hasta que volví a ubicarme. 

Finalmente llegué, conseguí aparcar, además en zona blanca, que para los que viváis en Madrid sabréis cuan odisea supone eso. Pues yo lo conseguí, un hurra por mí.

Por fin entré en el bar y conocí a gente cuyos blogs o canales he seguido de forma asidua. El Coleccionista de Mundos, Bella, Saysa, Rox, Nydia… y otros tantos habían recibido la misma invitación que yo. Y creo que a ninguno le tembló la mano a la hora de zampar el desayuno.



No los conocía de nada, menos mal que Alex hizo de buen anfitrión presentándonos a todos, incluido el equipo de la editorial que se había trasladado al evento, Chema, Raquel y Nacho. Un placer haberos conocido a todos y espero que no sea la última vez que nos veamos. Nos comentaron que el motivo de la reunión era que escritores, bloggeros y youtubers teníamos que unir fuerza ya que somos una fuente de difusión en auge.

A todos nosotros se sumaban también dos escritores. Por un lado teníamos a Manuel Enríquez, autor de cierra los ojos y mírame, del que me llevé una grata sensación al conocerlo, y Rosa Amor, escritora de poesía, profesora de psicología y experta en Benito Pérez Galdós.

Una vez terminamos de llenarnos el estómago, salimos del café y empezamos con la visita del Madrid de Benito Pérez Galdós, La visita resultó bastante interesante. Aprendimos que el amigo era un ligóncete y que se las llevaba a todas de calle, Le encantaba la cerveza y tenía acciones en empresas de máquinas de coser.

Seguimos nuestro paseo y entramos en el Ateneo. La verdad es que yo ni si quiera sabía lo que era. Allí vimos libros expuestos, cuadros de la mitad de las paradas del metro de Madrid… y nos hicimos unas cuantas fotos hasta que el portero nos echó. Bueno, unas cuantas y una más, que Chema resultó ser un crack.



A partir de aquí el evento empezó a llegar a su fin. Y llegó la sorpresa. Desde viveLibro nos invitaron a todos los presentes a escribir cada uno un relato y publicarlo en un libro con fines benéficos. Obviamente, a todos nos hizo muchísima ilusión y aceptamos encantados.

Algunos se despidieron ya, y otros nos fuimos a tomar unas cervezas a un bar. Pactamos volver a reunirnos el mes que viene o el siguiente. Y desde luego yo estaré ahí.


Muchas gracias a la gente de viveLibro por la mañana. Ha sido un placer conoceros a todos.