viernes, 6 de marzo de 2015

He perdido mi Kindle


Hoy he perdido mi Kindle en clase. Y me jode mucho. Esta entrada no tiene ninguna razón de ser más allá de las quejas de un estudiante de derecho que se siente insultado ante la situación de que una persona que se supone que está aprendiendo todo lo relativo al mundo de las leyes, porque cree en la justicia, haya encontrado un aparato electrónico en la biblioteca de la facultad y en vez de llevarlo a Secretaría, donde se guardan los objetos perdidos, tenga la caradura de llevárselo a consigo.

Todos los días voy a clase con mi eReader. Aprovecho tanto las esperas para coger el autobús tanto los trayectos para disfrutar de unos pocos minutos de paz y lectura antes de enfrentarme a la jornada estudiantil. Asimismo como en el trayecto de vuelta me permite quitarme todo el estrés del cuerpo y transportarme a otro mundo por unos minutos. El tiempo necesario para que el estrés abandone mi ser y poder encarar el resto de la jornada.




De mis artículos referentes a las ventajas y desventajas del libro electrónico habéis podido entender que soy un firme defensor de este formato. Creo que hoy en día puede convivir perfectamente con el papel y que llegará un momento en el que acabará sustituyéndolo.

Más allá del cacharro en sí, que me da muchísima lástima haberlo perdido. Lo que realmente me molesta es tener que volver a pagar otros 80/90 € si quiero acceder a todas esas novelas que tenía dentro del mismo. Espero que quien lo haya cogido por lo menos sea fan de la literatura fantástica, porque lo va a gozar bien.

El nombre del viento, Cuentos de Bereth, El pistolero, El temor de un hombre sabio, Joyland… son solo alguno de los libros que este personaje se ha llevado de premio.

Espero que lo disfrutes y leas todas y cada una de las letras que componen las historias ahí guardadas. Por lo menos espero que lo hayas cogido para leer y no para venderlo. Y también te pido que si lo has cogido y lees esta entrada que te lo pienses un poco, contactes conmigo y me lo devuelvas.



Un saludo y espero que esta entrada no os moleste demasiado, solo es una muestra de frustración.


PD: es muy posible que esta entrada tenga alguna falta ortotipográfica (¿no sabes que es la ortotipografía? Lee esta entrada) pero ni siquiera voy a releerla. Es tal cómo es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario