jueves, 16 de abril de 2015

«El tren de las 4:50» de Agatha Christie

Título: El tren de las 4:50
Editorial: RBA
Género: Policiaco
Páginas: 256
Año de publicación: 2013 (Edición 125 aniversario)
Precio: 1,42 € versión digital / 4,95 € versión física

Sinopsis

Al regresar en tren de Londres con sus compras de Navidad, Mrs. MacGillicuddy presencia una escena horrible: una mujer está siendo estrangulada en otro tren que corre paralelo al suyo. Al llegar a su destino, cuenta la historia a la policía y a su amiga Jane Marple. Aunque la investigación del comisario no da ningún resultado positivo, miss Marple pone en marcha su peculiar campaña detectivesca con la habitual y brillante resolución que la caracteriza.


Opinión

Agatha Christie es una autora a la que le tengo un cariño especial. Como ya os conté hace algunas entradas, el primer libro que elegí leer salió de sus manos: Asesinato en el Orient Express. Desde entonces he intentado hacerme con todo lo que ha escrito, con un resultado bastante similar en la mayor parte de los casos. Devoro sus hojas.

A las obras de la escritora británica las miro de dos maneras. Por un lado, están aquella historias en las que Poirot es el protagonista. Esas las compro sin ni siquiera saber de qué van. El belga es mi personaje detectivesco favorito, incluso por encima del afamado Sherlock Holmes (al cual también le tengo muchos aprecio). En el otro lado de la balanza están las novelas protagonizadas por Miss Marple. No es que Miss Marple me caiga mal, el problema es que no me gusta como se resuelven los casos desde el punto de vista de esta adorable ancianita.

Esta novela está protagonizada por ella. Cuando la compré no me fijé en este detalle, y eso que leí la sinopsis y todo, aunque claro, pero como siempre las leo con mucha precaución para no hacerme ningún spoiler, esto se me pasó por alto. Aunque tengo que admitir que el resultado no ha sido nada malo. Miss Marple me ha gustado en esta novela, quizás solo porque sale durante poco tiempo en la misma, ya que no es el personaje a través del cual gira la investigación. Este es Lucy Eyelesbarrow, la mejor asistente de hogar del mundo, y por supuesto, amiga de Marple.

La acción comienza con Mrs MacGillicuddy, otra mujer de edad avanzada, que viaja en un tren para visitar a su querida amiga Jane Marple. Durante el trayecto, su tren queda emparejado con otro que viaja por vías paralelas, con tal mala suerte, que acaba siendo testigo del estrangulamiento que un hombre está cometiendo sobre una mujer. Ella no ve la cara del hombre. Lo único que puede apreciar es su espalda y pelo.


Su shock  es enorme. Cuando consigue calmarse decide avisar a los servicios de seguridad del ferrocarril. No obstante no tendrá mucha suerte en que la crean.

Ante dicha situación, no duda en contarle a Jane Marple todo lo sucedido. Y será, a partir de este momento, el punto desde el que dará lugar el principio de la investigación.

Esta nos llevará a la casa de los Crackenthorpe, una familia muy peculiar en el que las disputas son el pan de cada día. La familia está formado por el padre, quien ostenta un fideicomiso de la propiedad, esto es, puede disfrutar de la gran edificación familiar, pero no del dinero, ya que su padre lo dejó expresamente a sus nietos.

Estos nietos son tres: Alfred, Harold, y Emma. Había un cuarto que falleció durante la guerra, y que los actos que realizó sobre la misma van a tener serias repercusiones en nuestro caso.

Mención a parte hay que hacer a todos los miembros de la familia. Agatha hace un gran trabajo diferenciándolos, aunque quizás peca de estereotiparles. Encontramos el caso de un empresario triunfador, un pintor que se ha apartado del camino que le gustaría a su padre, y una hija que dedica completamente su vida al cuidado de su progenitor. 

Entiendo que cuando esta novela vio la luz era lo normal, los personajes tipo, que representasen las diferentes clases sociales, solían aparecer en toda novela en la que existiese algún conflicto. Sin embargo, eso no hace que hoy en día haya echado en falta un mayor trasfondo en cada uno de ellos. Creo que Agatha los deja en su superficie. Se podía haber profundizado mucho más.

El único personaje que está más desarrollado es Lucy. Ella es el eje de la historia. Conocemos que es una de las mujeres más listas que ha pasado por cualquier universidad británica, pero, que al no querer un trabajo de oficina, y tras un gran estudio del mercado decidió dedicar su vida al trabajo del hogar. Ámbito en el que ha destacado por encima de cualquier competidora.

Es más, respecto a Lucy incluso llegaremos a conocer los sentimientos que va desarrollando por cierto (o ciertos personajes).

¿Quién pudo matar a la mujer? ¿Tendrá que ver esa muerte con un intento de hacerse con una mayor parte de la herencia?

Acompaña en esta obra a Lucy Eyelesbarrow, y a los inspectores Craddock y Bacon en busca de la solución de este misterioso caso, que no te dejará indiferente.

Desde aquí recomiendo encarecidamente esta novela, como cualquier otra de Agatha Christe.


6 comentarios:

  1. Me encanta esta autora. Una reseña muy completa. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola!!! te puedes creer que no me he leido ningun libro de esta autora,. me tengo que poner pero ya, aunque creo que empezaré con Diez negritos, que me lo han recomendado mucha gente. y despues me pondre con esta. gracias por la reseña
    Por cierto, acabo de descubrir tu blog, y ya me quedo por aquí, así que tienes un seguidor nuevo.
    Te invito a visitar mi blog y a seguirme si te gusta.
    Un abrazo, nos leemos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de tenerte por aquí. Pues si no me confundo creo que ya te estoy siguendo.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Lo siento pero acabo de leer la novela y según yo falta un personaje: Cedric era el pintor' y Alfred era comerciante en el mercado negro

    ResponderEliminar