viernes, 15 de mayo de 2015

Nombres


Una de las cosas que más me cuesta a la hora de escribir un relato o, intentar animarme con una historia más larga, es la elección de los nombres de los personajes, tanto de los protagonistas como de los secundarios.

Las razones de esta dificultad radican en que quiero bautizarles con el nombre perfecto, como todos los escritores, vaya, y que nunca consigo esa unión de palabras que hacen que una campana se ilumine en mi cabeza diciéndome que tenemos un ganador.



Si me pongo a pensar, me doy cuenta de que tengo más facilidad para los nombres femeninos que para los masculinos. ¿Alguna chica que haya marcado mi vida? No lo creo, por la sencilla razón de que nunca he nominado a ninguna de mis creaciones con un nombre con alguno de sus nombres.

El nombre de mujer que más he utilizado ha sido «Maya» o «Maia», dependiendo de la historia.


Pienso que detrás de cada nombre de personaje hay una historia del autor, ya sea de forma consciente o de forma inconsciente. Algunas serán más profundas y otras no serán más que simples circunstancias que se han unido para la elección del mismo. En el caso de Maya su origen no se remonta más allá de un videojuego que jugué cuando era joven, en el cual el protagonista, un abogado, era asistido por una chica que era médium. Ese fue uno de los personajes que más me cautivó de toda la historia, y la razón por la que ese nombre es uno de los primeros que viene a mi cabeza a la hora de denominar a alguien.

La verdad es que siempre he preferido tener como protagonista a una mujer que a un hombre. Es por ello por lo que si me pongo a rememorar los nombres que les he dado a mis personajes masculinos la lista es más bien escasa. Éric, Juan, Marcos… aunque la gran parte de mis relatos sobre hombres tiene un protagonista anónimo. ¿Será porque tienen gran parte de mí y no puedo hacerle encajar cualquier otro apelativo?



Además, puestos a elegir, siempre acuden a mi mente nombres americanos antes que españoles. Creo que mi falta de lectura de escritores nacionales, junto a mi obsesión por las series de televisión del otro lado del charco, están haciendo mella en mí. Pero, ¿qué le hago si me gusta más Jack que Juan?

¿Cuál es la manera que vosotros utilizáis para escoger un nombre?

Es que además, esta dificultad se traslada también a mi vida real. El debate que tuvimos en mi familia cuando llegó mi perro no llegaba a tener solución. Yo lo hubiera llamado de una manera muy friki. Creo que Bast es uno de los mejores nombres que se le podría dar, pero eso en mi casa no acababa de calar. Nuestra decisión final fue llamarla mushroom, dicho además como si tuvieses un palo en la boca. Menos mal que cuando llegó ya tenía nombre. Ahora creo que a Koko nada podría quedarle mejor. ¿Será entonces que a medida que escriba sobre un personaje este irá encajando cada vez más con ese alias que le dé? Es muy probable.

Pero hasta entonces, mientras el proceso de ajuste esté en marcha, mi cabeza sufrirá por encajar las piezas de este puzle que se nos presenta a todos los que intentamos escribir.



Por lo menos puedo decir, que una vez que he terminado una historia, siempre creo que el nombre que he elegido ha sido el mejor. Diréis que es porque un padre nunca puede mirar con malos ojos a su bebé, pero todos sabéis que en el caso de un creador, los ojos con los que siempre se mira a tu retoño son los del escepticismo. Siempre piensas que puedes hacerlo mejor, y probablemente sea verdad, pero también lo es que si intentas mejorar algo constantemente es muy probable que lo acabes echando todo a perder.

Sea como sea, yo sigo sin saber cómo elegir mis nombres. Supongo que siempre me quedará el plan B de todo escritor. Meterme en una página web de esas con listas interminables de nombres y robar alguno que me pueda convencer.




16 comentarios:

  1. Yo para nombres me lo pienso mucho. Casi siempre utilizo nombres ingleses por si alguna vez gente conocida me lee y piensa que tienen algo de ellos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es una de las razones por las que tampoco me gusta utilizar nombres de personas conocidas jaja.

      Eliminar
  2. Hola. A mi me pasa con los apellidos. No utilizo ningun metodo. Voy descartando y muchas veces pongo uno a mitad de novela se lo cambio por otro que me parece mas adecuado y me toca releermelo todo. Sobretodo intento que no recuerden a otros personajes ni que nadie se pueda sentir identificado. Buen post. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Ay pues a mí elegir los nombres no me cuesta nada.. es casi lo primero que hago x)
    un beesito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues vaya suerte! Déjame un poquito de tu habilidad.

      Eliminar
  4. Oh dios mio, el Phoenix Wright, que juegazo e.e¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cualquier comentario que hagamos va a quedarse corto!

      Eliminar
  5. Yo por lo regular elijo el primero que me venga a la mente, porque pienso que si lo hago de esa manera, el personaje será mejor.


    Saludos y te sigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es otro método. Igual debería emplearlo y dejar de preocuparme tanto.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Hola!!
    Me gustó mucho tu entrada!! La verdad que yo acostumbro a que mis personajes principales sean varones.. y si no puedo encontrar el nombre "ideal", pongo sólo la inicial con que me gustaría que comience el nombre.
    Tengo un cuento corto donde el protagonista se llama Basil (había ido al teatro a ver "El retrato de Dorian Gray" y de ahí el nombre del pintor).. después tengo a M. y G. y tengo en mente un futuro cuento en donde la protagonista se llama Paula.
    El nombre me viene sólo.. y si no viene, viene la inicial.. y ya queda así, porque sé que luego ya no voy a poder pensarle algo mejor.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues esa es una idea realmente buena. Me alegra saber que no soy el único con problemas para elegirlos.

      Yo soy de personajes chicas.

      Eliminar
  7. ¡Hola! muy buena entrada. A mí me cuesta mucho decidir el nombre de mis personajes y le doy muchas vueltas. Algunas veces, después de páginas escritas vuelvo atrás y los cambio. Parece que nunca encuentro el nombre perfecto. Normalmente, lo que hago es ir apuntando en una libreta algunos nombres que voy leyendo en algunas historias o de gente que he conocido y luego decido a que personaje aplicarlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo de ir apuntándolos puede ser otra opción. Igual ahora lo empiezo a hacer. A ver si así me es más fácil.

      Eliminar
  8. Hola ^^ nos han emparejado en la iniciativa conociendo bloggers y me quedo por aquí ^^
    Yo no escribo pero cuando necesito inventarme un nombre para algo ya sea de clase o en mi vida personal siempre me viene a la cabeza antes uno americano también jajaja será cosa delos libros que leo que no tengo mucho nacional :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, encantado de tenerte por aquí y ya te estoy siguiendo a ti también.

      Tendremos que coger más literatura española.

      Eliminar