jueves, 25 de junio de 2015

El tamaño en los libros



Una de las cosas que aprendí durante mi curso de Edición Independiente fueron los diferentes tamaños con las que se suelen imprimir los libros. No os voy a aburrir con números, pero básicamente todos tenían algo en común: el libro solía ser siempre más alto que ancho, lo cual permitía que la lectura fuese mucho más cómoda.

Parece sentido común, ¿no creéis? Intentar hacer una edición lo más bonita posible, siempre y cuando la experiencia del lector no sea vea perjudicada.

No obstante, y quitando todo tipo de ediciones especiales, cuyo contenido, imagen o cualquier otro elemento hace preciso un aumento considerable de dimensiones, hay algunas obras cuyas medidas, entorpecen el modo en el que un cliente puede relacionarse con su producto.


Actualmente estoy leyendo Seraphina, una obra de Rachel Hartman publicada por Nocturna —de la que aquí tenéis su reseña—. Yo no compré este libro personalmente, sino que lo hice por medio de Amazon. Tanto su portada, como las buenas opiniones que había cosechado en blogs a los que soy asiduo, hicieron que, al contrario de lo que suelo hacer, apostase por una autora de la cual no conocía nada vía internet. Yo los autores los descubro en tiendas físicas, cuando paseando por sus pasillos siento como una de sus portadas capta mi atención. Es algo entre el libro y yo, que probablemente todos los que sois lectores comprendáis. Es el libro el que a veces decide ser leído.



Este contacto libro-lector es muy complejo que pueda darse por internet. Sí, ves la portada y te llama la atención, y es posible que en tu próxima incursión en cualquier librería lo busques, pero para que te decidas a comprarlo suele ser necesario algún elemento más, que en mi caso es el sostenerlo y sentirlo con mis manos. Todo muy poético, ¿verdad?.

Dos días después de comprarla el cartero llamó a mi puerta. Todo muy normal. Firmé y tuve en mis manos el paquete, una lectura nueva, una obra que llamaba demasiado mi atención para dejarla en la estantería y que quitó el puesto a cualquier otra que tuviese pensado leer previamente. Mi sorpresa llegó cuando al abrir el paquete me encontré con un libro cuyas medidas, desde el primer momento, me hicieron pensar que no iba a ser fácil de leer.

Como podéis apreciar en estas fotos, pese a que, en efecto, el largo sigue siendo mayor que el ancho, las longitudes de ambos son muy parecidas, lo que nos deja un libro con aspecto cuadrado que, a la hora de leerlo, dificulta mucho encontrar una posición cómoda.



Nada que no se solucione tirándose en plancha a la cama y leyendo tumbado bocabajo. Pero, aun así, estando de vacaciones me resulta complicado tirarme en la tumbona del jardín y poder disfrutar de un mundo que me está atrapando, sin estar preocupándome de cómo cojo la novela.

Aunque bueno, también hay que decir que, tras tanto libro leído en formato digital en mi Kindle —algún día tenemos que hablar de la diferencia de IVA entre el libro físico y el digital— muchas veces el hecho de comenzar a leer cualquier obra en papel se me hace arduo incómodo. Sin embargo, tras unas pocas páginas me acabo acostumbrando y olvidándome de si estoy leyendo en una pantalla de tinta electrónica o en tinta impresa sobre un papel. Con Seraphina no. En todo momento estoy recordando cómo está impresa, en todo instante me preocupo de tener la mejor posición para leerlo. Y si no puedo quitarme eso de la cabeza, hasta llegar al punto de que en algunas situaciones me saca de mi lectura, es que la editorial Nocturna ha hecho algo mal.


Al final va a ser cierto eso que dicen. Los libros de papel son lo que mejor queda en las estanterías, para nada se adapta a nosotros como lo hace un libro electrónico.



18 comentarios:

  1. El tamaño depende de la historia, hay libros que a pesar de tener 100000 páginas se leen una sentada por lo ligeros que son, y otros que con solo 20 tardas medio siglo. También si veo un solo libro muy largo, pienso que hubiese sido mejor que lo hubiese dividido en una bilogía o trilogía, al igual que hay trilogías o sagas tan repetitivas que con uno solo hubiese sido perfecto
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si me he explicado bien en la entrada, pero no me refería al número de páginas, sino a las dimensiones del libro.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Lo que has dicho es verídico. No obstante (aunque parezca raro) a mí el leer en formato electrónico se me hace bastante pesado e incómodo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me lo parecía al principio, pero luego me acabé acostumbrando.

      Un saludo, Kai.

      Eliminar
  3. Yo no tengo libro electrónico, no me gusta x)
    es cierto que son más practicos, no te lo discuto, pero me niego
    nada me hace tan feliz como mis estanterías llenas de libros de papel, el poder escribir, subrayar y apuntar los libros, las historias que tengo, el poder dejarlos... recibirlos empaquetados...
    no sé, no quiero perderlo jamás

    en cambio lo del tamaño... me gustan los libros buenos, tengan 100 o 1000 hojas
    calidad siempre antes que cantidad
    unb esote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, muchos dicen eso. A mí no me gustaba hasta que lo probé. SIgo prefiriendo el papel, pero mi Kindle viene conmigo a todas partes.

      Y de tamaño, me refería a las dimensiones del libro, no a las páginas.

      Un saludo, Neus.

      Eliminar
  4. Pues yo voy al contrario jajajaja me encanta ese libro porque es tan distinto jaja ¡¡¡es cuadrado!!! y no se me hizo complicado leer por ser cuadrado es por ser un tocho porque me ha pasado con otros que no son cuadrados pero al ser muy grueso si que me costaba decidir como cogerlo para que el lomo no se agrietase.
    Así que de los libros de mi estantería el que más me gusta es ese, el diferente ^^
    Y odio el lector electrónico, con toda mi alma, no tiene personalidad ninguna, lo cojo y es como coger el móvil, no coger un libro, no se xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas Estefenía:

      Cómo en todo, cada cuál tenemos nuestra opinión, y a mí se me hizo difícil sujetar un libro con una historia que me gustaba tanto. Cuestión de gustos.

      Odiáis todos el libro electrónico, eh jajaja.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Yo uso ambos indistintamente, el electrónico es comodísimo. Encima el mío tiene luz así que me viene genial en la cama. No había caído en las dimensiones de un libro la verdad, excepto cuando pesan tanto que me aplastan los ovarios. Oh sí, ahí si que recuerdo sus dimensiones. Pero tiene mucha lógica todo lo que dices jajaja! Nunca me había fijado en lo de cuadrado y rectangular.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin una persona que le gusta el libro electrónico. ¡Somos raros por este blog!

      A mí me encanta tener los libros de papel en las estanterías, pero leer en uno electrónico me parece lo más cómodo del mundo.

      Un saludo, Maria.

      Eliminar
  6. Tienes razón, a mi me pasa con las diferentes tamaños de libros de una misma saga (Que el primero sea mas alto que el segundo, etc), aunque eso es más estético.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es horrible estéticamente. O cuando compras una en versión grande y otra en bolsillo. O cuando les da por cambiar las portadas...

      Eliminar
  7. Hola!
    Es cierto, tengo algún libro cuadrado (o casi) y es francamente dificil de leer aunque tengan pocas páginas. Da la impresión de estar leyendo un libro de recetas o un tomo de viajes o algo así.
    Recuerdo unos libros que sacó El país cuya edición era mas larga que ancha y eran francamente cómodos de leer (otro tema ya eran las traducciones y eso)
    Buena entrada, son cosas en las que no te fijas demasiado
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste y concuerdes conmigo en esto. Encantado de tenerte por aquí, Cris, que creo que es la primera vez que te veo.

      Eliminar
  8. Los tapa dura siempre me resultan un incordio. Para mí cuanto más pequeño, mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, yo también soy de tapa blanda. Mucho mejor que cualquier otra cosa.

      Un saludo, Mugen.

      Eliminar
  9. Yo también soy un converso al libro digital. En una época de vacaciones como en la que estamos es especialmente cómodo y práctico.

    Además, te evita preocuparte por el tamaño de los libros!! ;)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fin alguien por aquí que también apoya los libros digitales.

      Un saludo.

      Eliminar