lunes, 7 de septiembre de 2015

Cómo leer los capítulos de un libro



La mayoría de las novelas está estructurada en capítulos. Existen excepciones, por supuesto — El color de la magia, de Terry Prachett—, pero por lo general esta suele ser su composición. Esta idea radica en que cada capítulo es una historia dentro de la trama principal, normalmente con un principio y un fin. 

Los libros no suelen leerse de una sola vez, sino que durante días, semanas o meses —hay gente que incluso años— avanzamos paso a paso en el argumento, disfrutándolo y degustándolo, lo que supone una necesidad de hacer pausas en nuestra lectura. Cuando decidimos hacer ese descanso podemos hacerlo al final de un capítulo o en medio de uno —esta distinción es una buena clasificación de los tipos de lectores—.


Yo pertenezco al primer grupo, a aquellos lectores que siempre tienen que dejar el capítulo terminado. Por supuesto, algunas veces no lo he hecho, pero cuando sucede me llevo una mala sensación, como si no hubiese acabado de leer la historia tal y como el autor me la había presentado. Eso sí, cuando hago esto, siempre me detengo en aquellos párrafos que están separados por más de un espacio, lo que indica que aunque pertenezca al mismo capítulo, y por lo tanto a la misma minihistoria, el autor ha querido marcar una distinción.



Esta semana leía Harry Potter y la piedra filosofal y por unos motivos u otros tuve que dejar un capítulo a la mitad. Esto hizo que me pusiese a pensar mientras iba en el coche. ¿Cuáles son las razones que pueden implicar que alguien se deje un capítulo a medias?

  • Puede que se duerma
  • Puede que la historia le está aburriendo
  • Puede que tenga que hacer algo o irse a algún sitio
  • Incluso puede que el capítulo sea demasiado largo y se le esté haciendo algo pesado —yo soy de esos que prefieren los capítulos cortos—




¿Y las razones para no hacerlo?

  • Cada capítulo es una minihistoria concebida por el autor, por lo tanto todo lo escrito en él guarda una relación.
  • Por tanto no es la estructura que el autor ha previsto para su novela.


Cómo os he explicado antes, a mí no me gusta dejar un capítulo a medias, y para mí esa es la razón más importante para no hacerlo. Es más, he tenido algunos problemas por apurar el tiempo por no dejar ninguno a mitad. He tenido que aguantar como fuese despierto cuando mis ojos me pedían desesperados que nos fuésemos a dormir; he llegado tarde a clases y con amigos únicamente por avanzar unas páginas más; y en alguna ocasión me he pasado la parada de autobús o tren por no levantar la mirada del papel. Pero, ¿y lo bien que me lo he pasado con la historia?

Lo importante es que cada uno leamos como nos guste y disfrutemos de las historias.

¿Tú que clase de lector eres?


15 comentarios:

  1. Yo la verdad que en eso no tengo problema, lo dejo a medias a veces, a veces los acabo, según como venga la ocasión :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo soy muy, pero muy, tiquismiquis. Tendré que cambiarlo.

      Eliminar
  2. Yo tengo la necesidad de terminar los capítulos, soy incapaz de dejarlo a medias, aunque es cierto que a veces si el capítulo es demasiado largo y hay un parón en algún capítulos separando escenas, también lo puedo dejar por ahí, pero no me gusta hacerlo.

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una como yo por aquí. Es que, ¿cómo vas a dejarlo a la mitad?

      Eliminar
  3. jajajaja me recuerdas a mi, yo soy igual tengo que terminar el capítulo porque sino siento que me falta algo. He sido capaz hasta de leer andando por la calle solo por terminar un capítulo y poder cerrar el libro en paz. A veces suelo parar también en los párrafos esos que dices que están más separados, pero esto lo hago muy pocas veces.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Yo como buen maniático, nunca dejo capítulos a medias, salvo casos de libros que tengan capítulos de 75-100 páginas, que alguno hay; y aun en esos casos, siempre espero a encontrarme algún salto de escena marcado con una línea en blanco, que casi computa como capítulo nuevo :P. Vamos, que yo un capítulo a medias solo lo dejo si sé que voy a continuar leyendo dentro de un rato, pero irme a dormir a mitad de capítulo, ¡no por Dios!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual que yo. Me encanta dejarlos acabados, que para algo se escribieron así.

      Un saludo.

      Eliminar
  5. Yo tambien soy muy tiquismiquis en este sentido. Me gusta dejar el capitulo acabado para aparcar el libro y si veo que no voy a poder acabar el capitulo o acelero la lectura o prefiero no empezar el siguiente. Y cuando me estoy durmiendo ya, me tengo que poner palillos en los ojos pero acabo el capitulo antes de apagar la luz.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que hay muchos como yo por aquí. Somos una secta. Algunos pensarán que estamos locos.

      Un saludo.

      Eliminar
  6. ¡Hola!

    Al igual que tú, soy de esas personas que necesitan terminar el capítulo para poder descansar la lectura. No me gusta la sensación de dejar un capítulo a medias y después, al volver a leer, que cueste meterse de nuevo en la historia.

    Sólo he dejado capítulos a medias cuando eran muy largos y, viajando por ejemplo en tren, he tenido que dejarlo porque llegaba mi parada. Pero cuando me pasa algo así, siempre intento terminarlo en cuanto saco un pequeño ratito.

    Curiosa entrada :)
    Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final la mayoría somos de los que leemos hasta el final. Ya no me siento tan raro.

      Un saludo, Shiane.

      Eliminar
  7. La verdad es que lo hago en función de la trama jeje hay veces que los finales de capítulos llevan una bomba y necesitas seguir leyendo así que y tiendo a parar cuando puedo, si veo que el capítulo termina de forma tranquila lo dejo ahí y si veo que tengo que segur lo hago hasta que un par de páginas después la cosa esté calmada y lo dejo ahí jajajja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que también es una buena forma de hacerlo. Lo importante es que leamos y disfrutemos haciéndolo.

      Un saludo, Fany.

      Eliminar
  8. Yo también tengo la necesidad de terminar los capítulos, e igualmente prefiero capítulos cortos a largos. En este momento estoy leyendo La señora Dalloway y me cuesta un montón avanzar y saber dónde detenerme porque no tiene ni un solo capítulo, va todo corrido; y sólo en las primeras páginas llega a tener espacio entre los párrafos, pues a partir de cierta parte ya ni eso tiene. Entonces, me cuesta un montón, siempre siento que estoy dejando a medias y aparte cuando retomo, me pierdo XD, jajaja. En fin, interesante entrada. ¡Saludos!

    ResponderEliminar