martes, 20 de octubre de 2015

Crítica de «Pan, viaje a Nunca Jamás»

Tengo que admitirlo, a pesar de que no tengo mucha cultura cinéfila —algo que estoy intentado solventar—, las películas de dibujos animados, o las basadas en ellas, son mi perdición. Aunque el precio actual de una entrada de cine es elevado, en estos casos no me cuesta desembolsarlo. Por ello aproveché la noche del domingo pasado para acudir, muy bien acompañado, a ver Pan (viaje a Nunca Jamás), la última adaptación basada en el Peter Pan, la novela de James Matthew Barrie. Y quiero dejar claro que pese a lo tardío de la hora, no me dormí ni un poquito.





Título: Pan (viaje a Nunca Jamás)
Director: Joe Wright
Productora: Berlanti Productions / Dune Entertainment; Distribuida por Warner Bros
Guión: Jason Fuchs
Música: John Powell
Género: Fantástico/acción/aventuras
Duración: 111 minutos
Fecha de estreno: 2015




Peter, un chico rebelde de 12 años, ha pasado toda su vida en un sombrío orfanato de Londres. Durante una noche delirante, se ve transportado desde el orfanato a un mundo fantástico de piratas, guerreros y hadas llamado Nunca Jamás. Mientras vive extraordinarias aventuras, intenta descubrir por qué su madre lo abandonó en el orfanato después de nacer. En compañía de la guerrera Tigrilla y de su nuevo amigo el Capitán Garfio, Peter debe derrotar al implacable pirata Barbanegra para salvar el país de Nunca Jamás y descubrir su auténtico destino: convertirse en el héroe que será conocido para siempre con el nombre de Peter Pan.









Últimamente está de moda adaptar con personajes de carne y hueso aquellos cuentos tradicionales que durante los últimos dos siglos Disney ha producido en forma de película de animación. No nos equivoquemos, no se adaptan por ser grandes libros —que lo son—, sino por querer aprovechar el tirón de la marca americana. A mí realmente me da igual por qué lo hagan, siempre y cuando mantengan el nivel que están demostrando.

Pan (viaje a Nunca Jamás) enfoca la ya conocida historia desde una perspectiva distinta. No nos quiere contar los conflictos que existen entre el Capitán Garfio y los niños perdidos liderados por Peter Pan. Este filme nos lleva años antes de esos sucesos en los que, aunque parezca mentira, Peter y Garfio son buenos amigos. Después de todo, la premisa en la que se basa la película es que «antes de ser amigos, las personas pueden ser enemigas; y al revés, grandes amigos pueden tornarse antagonistas despiadados». Todo ello sienta las bases para un buen producto orientado hacia el público más joven.

La historia arranca con una mujer abandonando a un bebé en la puerta de un orfanato. Antes de dejarle le guarda entre las mantas una carta y un colgante en forma de flauta de pan. Ese retoño no es otro que Peter, el protagonista de esta historia. 

Pocos minutos después presenciaremos una escena en la que unos piratas secuestran a todos los niños del orfanato. Los meten en su barco volador y los llevan hasta Nunca Jamás, la primera estrella a la derecha y todo resco hasta el amanecer. Allí los convertirán en esclavos de Barbanegra, el pirata más temible de todo el territorio, que los obligará a picar en unas minas para extraer polvo de hadas. 



Este es lugar en el que Peter y Garfio se conocerán. Cuando traten de escapar comenzará una aventura a la que se añadirá Tigrilla, la líder de la tribu que se enfrenta contra el despiadado pirata.

Estos son los ingredientes con los que se cocina una buena película que gustará tanto a los más jóvenes como a aquellos más crecidos que hace muchos años disfrutaron de la versión de animación.

Lo que más me gustó fue:


  • Las actuaciones: actores que, sin destacar, cumplen bien su papel. El mejor de todos es Smith, la futura mano derecha de Garfio —¿o deberíamos decir izquierda?—.
  • Efectos especiales: para ser una película destinada a niños, me sorprendió lo bien que estaban hechos los aspectos mágicos que aparecían.
  • Canciones: ¿qué es una película para niños sin canciones? No hay demasiadas, por lo que no se hace pesado, pero las que hay están bien llevadas a cabo.

Lo que creo que se podría mejorar es:


  • Hay situaciones demasiado forzadas. La causa de esto es que a la película le falta metraje. Quizás media hora más hubiese sido suficiente para contar mejor algunas cosas.
  • ¿Por qué no se habla de cómo Peter y Garfio comenzaron a ser enemigos? ¿Y qué me decís de cómo comenzó la amistad entre Peter y Campanilla?

En resumen, recomiendo la película. Es amena y divertida. Te sacará más de una sonrisa. Si tienes hijos o hermanos pequeños no dudes en ir con ellos.




Levi Miller - Peter Pan
Garret Hedlund - Garfio
Hugh Jackman - Barbanegra
Rooney Mara - Tigrilla



7 comentarios:

  1. Ay, yo ya estoy un poco harto de tanto retelling, remake y, en general, falta de originalidad para sacar una película con un guion original de principio a fin. Aparte de mi frustración con Hollywood en general, Peter Pan es uno de esos mitos que nunca me ha atraído, así que esta no me llama nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí no me importa que me saquen historias basadas en otra siempre que les den un buen lavado de cara. Esta me gustó.

      Eliminar
  2. Yo tengo que verla porque HOLA ES HUGH JACKMAN

    ResponderEliminar
  3. Al cine hay que ir los miércoles, que es más barato xD Pues esta peli no tengo excesivas ganas de verla. Sé que acabaré haciéndolo (a ver, es Peter Pan xD), pero en casita, una tarde tranquila con su manta y sus palomitas de microondas, jaja.

    ¡Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue algo espontáneo. Te la recomiendo, no está nada mal.

      Eliminar
  4. Al ver que me seguías he descubierto que tenías tu propio blog, así que te sigo por aquí también ^^

    Te invito a pasar a leer mi reseña, si te apetece. La película me encantó, aunque hay efectos especiales chirriantes, yo la disfruté mucho. Estoy ansiosa por saber qué motivó la enemistad entre Pan y Garfio pero, tranquilicémonos, parece que será una trilogía (ese filón también lo aprovechan... xD).

    ¡Nos leemos, Carmelo!

    Un saludo.

    ResponderEliminar