sábado, 28 de noviembre de 2015

«Inside out» (Pixar) — Crítica



Título: Inside out/Del revés
Director: Peter Docter y Ronaldo del Carmen
Productora: Pixar Animation Studios/Walt Disney Pictures
Guión: Michael Arndt
Música: Michael Giacchino
Género: Familiar, Animación, Fantástico, Aventuras, Comedia
Duración: 94 minutos
Año de estreno: 2015



Hacerse mayor puede ser un camino lleno de obstáculos. Riley debe dejar el Medio Oeste cuando su padre consigue un nuevo trabajo en San Francisco. Ella se deja guiar por sus emociones: Alegría, Miedo, Ira, Asco y Tristeza, e intentará adaptarse a su nueva vida en San Francisco, pero el caos se instala en los Cuarteles Generales de las emociones. Aunque Alegría, la emoción principal, intenta mantener una actitud positiva, las demás emociones chocan a la hora de decidir cómo actuar en una nueva ciudad, un nuevo hogar y una nueva escuela.








Cuando hablamos de películas de animación, no tenemos dudas de que una de las grandes compañías del sector es Pixar. La empresa americana siempre nos sorprende con sus planteamientos, como ya vimos en obras como Toy Story, Up o Wally, cuyos argumentos consiguieron llegar tanto a adultos como a niños, incluso más a los primeros, pues muchas veces los profundos mensajes que manda el director son difícilmente captables por los más pequeños. Con Inside out se han superado y han producido un largometraje lleno de sutiles toques de información que hará que aquellos que están abandonando la niñez, y a los que la dejaron hace mucho tiempo, se paren un momento a pensar y a sentir una puñalada de nostalgia.

Del revés —como se ha llamado en España— nos cuenta la historia de Riley, pero lo hace de una manera nunca vista, a través de sus emociones. Gracias a la personalización de estos sentimientos nos introduciremos en la cabeza de esta niña y descubriremos como Alegría, Tristeza, Miedo, Asco e Ira, se las apañan —con más dificultades que facilidades— para dirigir la vida de este personaje. La trama versa sobre lo difícil que es hacerse mayor y de como se van complicando las cosas a medida que crecemos.



Uno de los puntos fuertes de la película es que consigue un equilibro perfecto entre mensajes para adultos y diversión para los más pequeños. Está claro que estos dos diferenciados sectores no entenderán igual la película, pero ambos quedarán satisfechos cuando salgan del cine, o se levanten del sofá de casa. Mientras que los niños disfrutarán imaginando el trabajo de las emociones en sus cabezas, y de como las bolas de recuerdos se mueven de un lado para otro de nuestro cuerpo, los adultos recapacitarán sobre todo aquello que han ido olvidando a medida que crecen. Si no habéis visto aún la película, quiero que cuando lo hagáis os fijéis en una escena en la que de fondo se está demoliendo el castillo de Disney, acción que simboliza la destrucción de los sueños de los niños a medida que crecen, y de como muchas cosas que nos ilusionaban en la infancia caen en el olvido de nuestros recuerdos, detrás de una puerta que, al no abrirla jamás, acabarán desapareciendo.

¿Es Pixar el mejor estudio de animación a día de hoy? Es una pregunta con difícil respuesta, pero si yo me tuviese que mojar diría que sí, que está un paso por delante del resto gracias a la profundidad de sus películas. Posiblemente, Inside out sea la película más adulta que han creado nunca, aunque esta compañía ya cuente con un larga experiencia en películas en las que se habla de aquello que dejamos al crecer —Toy Story 3—.



Es una película que os hará emocionaros. Yo acabé soltando alguna lágrima con la escena final. Te sentirás identificado y te acordarás de muchas cosas. Te recomiendo que veas la película. No te va a decepcionar.

Podría escribir muchas líneas más acerca de este largometraje, sin embargo, creo que es mejor que la veáis sabiendo lo mínimo posible. Así la disfrutaréis mucho más.


10 comentarios:

  1. A mi me encantó esta película! Es de las pocas que te crean expectativas antes de verla y después se han cumplido.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que sí. No puedo decir nada malo de ella.

      Un saludo, Ali.

      Eliminar
  2. Ya sabes que a mí no me convenció, precisamente porque es de Pixar. Si esto lo hubiera otro estudio, seguramente me hubiera quedado más que satisfecho, pero yo en su momento dije que no iba a tolerarle a Pixar nada por debajo de Toy Story 3 después de verla en el cine; y sé que es mucho exigirle, pero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toy Story 3 es poner el criterio muy alto, eh jajajaj.

      Eliminar
  3. Yo acabé soltando MUCHAS lágrimas.
    Creo que (como tu también dices) las películas de Pixar son las que más llegan al público adulto sin dejar de ser una infantiles; otras se limitan a introducir a algún chiste que sólo nosotros entendemos o algún tema no muy duro (al menos, las que yo he visto). = para mí, Pixar también es el mejor estudio de animación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es el mejor sin ninguna duda. A ver qué tal la de este año.

      Eliminar
  4. Yo también solté alguna que otra lagrimi...POR POCO INUNDO EL CINE. La verdad es que me gustó muchísimo más de lo que me esperaba. Es, sin duda, una de las mejores películas de animación que he visto últimamente. Y lo mejor es que te hace pensar sin dejar de ser muy entretenida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué me dices de Tristeza? «Estoy muy cansada para caminar...» jajajajaj.

      Eliminar
  5. Hola. Que ganas tengo de ver esta película, me gusta que este tipo de películas nos enseñen cosas, eso es algo muy bueno tanto para adultos como para los más pequeños. Espero poder verla muy pronto.
    Muchos besos, nos leemos.

    ResponderEliminar