miércoles, 23 de diciembre de 2015

Reseña de «Los idus de julio» (Sbe&Books) de Felipe Ortín



Título: Los idus de julio
Autor: Felipe Ortín
Editorial: Sbe&Books
Género: Comedia, intriga
Número de páginas: 290
Fecha de publicación: 2015
Precio: 3,31 € en versión digital


Un alto cargo ejecutivo regresa a su hogar después de varios meses en el extranjero por motivo de negocios. Al llegar a su casa en plena noche, un asombroso descubrimiento le hace sospechar que su mujer le está poniendo los cuernos con alguien. Pero no un alguien cualquiera, sino uno de sus tres mejores amigos. Pero, ¿cuál de ellos? Las pistas y los indicios que va recogiendo no le ayudan a desvelar el misterio, mientras su relación amorosa se desmorona. Paralelamente a su vida personal, en el ámbito profesional, las cosas también han cambiado en la oficina, después de tanto tiempo, y un ejecutivo envidioso tratará de evitar el ascenso de categoría del protagonista, utilizando rastreras artimañas para conseguir escalar en la compañía a costa del personaje principal. La historia, en clave de humor, narra las peripecias y vicisitudes que ha de pasar el protagonista hasta conseguir desvelar el misterio de sus cuernos, así cómo luchar por mantener su poder dentro de la empresa, mientras intenta evitar que su vida se vaya al garete. Una crítica divertida e irónica al sistema laboral actual, que absorbe al individuo de tal forma que los pilares de la autoestima de cualquier persona, el amor y el trabajo, pueden verse destruidos por culpa de la ambición desmedida, propia o de otros.




Desde un tiempo a esta parte he estado encadenando lecturas muy interesantes. Sin embargo, todas tenían un elemento en común: eran profundas, con enseñanzas, con un toque dramático que les sentaba extraordinariamente bien, así que cuando abrí por primera vez Los idus de julio, de Felipe Ortín, no pude hacer más que quedarme totalmente atrapado del estilo con el que nos maravilla este autor, era todo lo opuesto a lo anterior. Si tuviera que definirlo con una sola palabra sería «reír».

Es difícil encuadrar esta novela dentro de algún género. Escogería la comedia, no obstante, es una categoría que se queda corta para abarcar lo que tenemos delante. Creo que sería mejor decir que es una historia de detectives, en la que el protagonista —cuyo nombre no descubrimos hasta el último capítulo— se enfrenta a un caso más complejo y de una importancia mayor que la de cualquier novela de intriga que hayáis abierto alguna vez. Cuando este directivo vuelve a casa tras haber estado trabajando los cuatro últimos meses en China, descubre como un culo huye saltando la verja de su jardín cuando el ruido delata su presencia. ¿Es que su mujer le ha estado engañando con otro?

A partir de entonces empezarán las peripecias de nuestro protagonista. Sospechará de todos sus amigos y hará lo imposible por ver si tienen el culo peludo o no. Gimnasio, sesiones de fisioterapia, interrogatorios… todo será poco para intentar discernir este misterio. De verdad, os aseguro que se enfrentará a las situaciones más inverosímiles.



Por su parte, un escándalo de un famoso político salpicará directamente a su empresa por la amistad que le une al Presidente. Debido a ello, le comunicarán que su viaje asiático ha podido no valer para nada, ya que la empresa empezará a barajar otras opciones. 

Será en ese momento, cuando empiece a notar que su vida familiar y profesional están resquebrajándose, cuando se tope con un horóscopo que le avisa de que tiene que tener cuidado con los idus de julio.

Puede que penséis que os he contado muchas cosas de la historia, pero esto no es más que el principio de toda ella.

Como os decía al principio, la mejor palabra para definir esta novela es risas, carcajadas o cualquier sucedáneo que implique pasar un buen rato. Felipe Ortín nos trae con Los idus de julio una historia contada con una narración fresca llena de ironía que hará que estés feliz y disfrutando en cada momento. Además, a su manera, conseguirá que nos planteemos hasta qué punto seríamos nosotros capaces de llegare en su situación.

Desde aquí os la recomiendo encarecidamente. La vais a disfrutar como niños pequeños. Es más, me atrevería a decir que si estuviese en mi mano, sería el regalo que haría a la mayor parte de mis familiares en estas fechas. ¡Porque la vida son dos días y qué mejor que pasar uno leyendo algo tan divertido!


2 comentarios:

  1. Me gusta mucho leer títulos que me hagan reír, y este parece lo suficientemente actual como para merecer la pena. Igual me lo planteo :)

    ResponderEliminar