lunes, 4 de enero de 2016

Reseña de «El Principito» de Antoine de Sant Exupéry (Salamandra)



Un cuento para niños dirigido hacia los adultos. Un clásico de la literatura que todavía no había leído. ¿Quieres saber qué me ha parecido? Bienvenido a la reseña de El Principito de Antoine de Sant Exupéry (Salamandra).

Ha cumplido las expectativas que os comentaba en otra entrada.

Título: El Principito
Autor: Antoine de Sant Exupéry
Editorial: Salamandra
Género: Infantil, crítica
Número de páginas: 96
Precio: Tapa dura 18,05 €; tapa blanda 5,65 €; versión digital 5,69 €





Viví así, solo, sin nadie con quien hablar verdaderamente, hasta que tuve una avería en el desierto del Sahara, hace seis años. Algo se había roto en mi motor. Y como no tenía conmigo ni mecánico ni pasajeros, me dispuse a realizar, solo, una reparación difícil. Era, para mí, cuestión de vida o muerte. Tenía agua apenas para ocho días. La primera noche dormí sobre la arena a mil millas de toda tierra habitada. Estaba más aislado que un náufrago sobre una balsa en medio del océano. Imaginaos, pues, mi sorpresa cuando, al romper el día, me despertó una extraña vocecita que decía: —Por favor..., ¡dibújame un cordero!




Nunca lo había leído, pero desde que tengo memoria me espera en la estantería. ¿Podemos considerar eso como un delito que mereciese la nueva prisión permanente revisable? Si yo fuera el juez encargado de fallar no tendría ninguna duda, porque no sé cómo he estado tanto tiempo sin leer El Principito, una novela que, tras haberla terminado, creo que debería leerla todo el mundo.

¿Qué pasaría si un niño le enseñase a sus padres un dibujo de una boa cerrada comiéndose a un elefante? Pues evidentemente lo que estáis pensando, pensarían que es un sombrero o una montaña, los adultos no tienen imaginación. ¿Y si se lo explicase y se la dibujase abierta? Pues que le dirían que dejase de hacer tonterías y se pusiese a hacer algo útil, como estudiar matemáticas o geografía.

Antoine de Sant Exupéry nos cuenta la historia de un pequeño príncipe que termina vagando por el desierto del Sáhara, pese a que su hogar se encuentre exageradamente lejos. Entre las dunas de esta zona se cruzará con un un piloto al que se le ha estropeado el avión y se pelea con el motor para poder volver a elevarlo antes de que las reservas de agua desaparezcan. El Principito se acercará al extraño y le pedirá que le dibuje un cordero. Tras varios intentos que no le parecen adecuados, o está triste, o enfermo o es demasiado mayor, el hombre, queriendo quitarse de en medio a ese pequeño que no para de darle la tabarra, dibujará uno dentro de una caja, el cual será perfecto para los intereses de El Principito.



Tras este momento, los dos irán cogiendo poco a poco confianza, hasta el punto en el que El Principito le contará su historia. A pesar de que el tono es, evidentemente, infantil, tras las palabras de este personaje se esconde una fuerte crítica a la sociedad: a los adultos solo les importan las cifras y han dejado de entender qué es lo verdaderamente importante. La primera la encontraremos al poco de empezar, cuando El Principito le cuente a su nuevo amigo que su planeta de origen es el Asteroide B-612, pero que nadie sabe que existe puesto que el hombre que lo descubrió, cuando fue a contárselo a la comunidad científica, fue rechazado por ir vestido con el traje tradicional turco, en lugar de con lo que estaba estipulado.

El Principito, antes de llegar a la tierra, viajará por distintos planetas, que Antoine de Sant Exupéry utilizará para lanzar una crítica a la peor cara de los adultos: hipocresía, prejuicios, avaricia, afán controlador…

El Principito nos enseñará lo que es encariñarse y amar, así como el dolor que ello conlleva en las despedidas. 

Y sobre todo, nos enseñará una de las frases con más razón que me he encontrado nunca: «no se ve bien con los ojos, sino con el corazón».

No puedo deciros mucho más. Como comprenderéis, una obra de escasas noventa hojas no se puede comentar con más profundidad sin incurrir en spoilers

Solo me queda recomendárosla de nuevo, es una novela que creo que todo el mundo debería leer alguna vez en su vida. Enseña muchas cosas.


6 comentarios:

  1. Como mínimo, es para leerla una vez, sin lugar a dudas. Yo tengo pendiente hacerlo ahora en italiano, ya que es cortito y no domino la lengua, por lo que me viene bien para practicar.

    Buena reseña.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Para mí, uno de los libros más infravalorados de la historia, pese a su fama. Son muchos los que piensan que no es más que un cuento para niños, aun sin haberlo leído. También hay otros tantos que no llegan a captar la simbología o las metáforas del autor. Hay que leerlo con calma y analizando cada frase.
    ¡Muy buena reseña, Carmelo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Gonzalo. Un saludo y gracias por pasarte.

      Eliminar
  3. El principito es de esas obras que deben ser leídas varias veces en la vida, porque de acuerdo a la edad que tengamos se aprecia de distinta forma y deja un mensaje que posiblemente pueda aplicarse y antes no se hubiese apreciado, es una maravilla de la literatura.
    Pocos libros van a igualar la calidad de este libro. Es sencillamente magnífico.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Sol. Creo que lo releeré pronto.

      Eliminar