sábado, 20 de febrero de 2016

Descansa en paz, Harper Lee | Carmelo Beltrán



Ayer fue un día triste para el mundo de la literatura: Harper Lee y Umberto Eco fallecieron. Dos de los grandes exponentes de la literatura de los últimos años ya no están con nosotros. De Umberto Eco nunca he leído nada, pero de Harper Lee sí. Matar a un ruiseñor es una de las novelas que más me han marcado de toda mi historia. Con esta entrada quiero decirte: descansa en paz, Harper Lee.

Recuerdo perfectamente cuando leí su novela. Era el verano de hace cuatro años. Estaba de viaje y mientras otros aprovechaban para bañarse, yo estaba totalmente enganchado a las páginas de un libro del que, por aquel entonces, yo desconocía totalmente la repercusión que había tenido.

Os dejo por aquí la sinopsis de esta maravillosa novela, por si os queréis animar a leerla.



«Disparad a todos los arrendajos azules que queráis, si podéis acertarles, pero recordad que es un pecado matar a un ruiseñor».

Este es el consejo que da a sus hijos un abogado que está defendiendo al verdadero ruiseñor del clásico de Harper Lee: un hombre de color acusado de violar a una joven blanca. Desde la mirada de Jem y Scout Finch, Harper Lee explora con humor y una honestidad insobornable la actitud irracional que en cuestiones de raza y clase social tenían los adultos del Sur profundo en los años treinta. La conciencia de una ciudad impregnada de prejuicios, violencia e hipocresía se enfrenta con la fortaleza y el heroísmo silencioso de un hombre que lucha por la justicia.

Matar a un ruiseñor, galardonado con múltiples reconocimientos desde su publicación original en 1960, se presenta ahora en una nueva traducción. Esta novela ganadora del Premio Pulitzer ha sido traducida a más de cuarenta idiomas, ha vendido más de cuarenta millones de ejemplares en todo el mundo y ha dado lugar a una popular película.


El año pasado vio la luz Ve y pon un centinela, la última obra de esta maravillosa escritora. Por desgracia todavía no le he podido dar una oportunidad, pero lo haré. Quiero leer la obra completa de Harper Lee.

Descansa en paz, Harper Lee.


8 comentarios:

  1. A mi me pasó algo muy extraño: todos mis autores preferidos habían muerto mucho antes de que yo los conociera. Cuando me dijeron lo de Umberto Eco, ante la estupefacción de todos los presentes, no pude parar de llorar. Creo que sus libros construyeron la base de toda mi carrera...era como uno de esos maestros que uno admira y quiere profundamente. Me puso muy mal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final un libro es parte de la vida de un escritor que comparte con todos los lectores.

      Eliminar
  2. Que en paz descansen =/ Vaya dos días...

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    ayer a la noche me enteré de los de Umberto Eco, pero no sabía lo de Harper Lee.
    Qué pena
    http://yeswecanreadtogether.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Oh, no me había enterado :(

    Menuda penita que da cuando se muere un autor querído. Yo lo pasé terriblemente mal con Salinger, por cierto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena, Holden.

      Si veo que hasta el nick es Holden.

      Eliminar