martes, 23 de febrero de 2016

Entrevista a Marta Conejo | BooksRaiders | Carmelo Beltrán

Hoy tenemos en el blog a Marta Conejo, una joven escritora de fantasía que lanzó el año pasado su segunda novela: Bienvenidos a Lúcido, la cual se suma a Mis alas por un beso en el mercado. Es la primera de las entradas que hago relacionada con la iniciativa BooksRaiders. ¿Queréis saber más de esta joven autora? Os dejo con la entrevista a Marta Conejo.



El Rincón de las Páginas.- Preséntate un poco, cuéntanos tu trayectoria, sobre tus novelas… todo lo que rodea a tu imaginación.

Marta Conejo.- Mi nombre es Marta Conejo, y soy escritora de cosas, de páginas que a veces tienen sentido y a veces no. Soy autora publicada a través del sello digital de grupo planeta, con dos hijitas mías - aunque no las únicas, tengo más bastardos por allí -: Mis alas por un beso y Bienvenidos a Lúcido. Amo la fantasía, tanto leerla como escribirla, sobre todo la más urbana, la que tiene un gran parecido con la realidad; mi criterio en la mayoría de mis libros es conseguir ese efecto, esa conciliación entre fantasía y realidad que te haga pensar si lo que lees no puede estar pasando de verdad.


RP.- ¿Cómo ves el panorama literario fantástico español? ¿Crees que tenemos buenos exponentes o que quedamos rezagados respecto al producto extranjero?

MC.- Si nos comparamos con América siempre parecerá que estamos rezagados, sobre todo porque siempre ellos nos superan en todo, porque son más gente y tienen el inglés. Creo que España se mantiene a buen nivel en la creación literaria de fantasía. Es verdad que se tiene una mala visión, sobre todo por parte de las editoriales, de publicar fantasía, ya que consideran que es un género con un público muy pequeño y muy localizado. Considero que hay muchos tipos de fantasía, y que lo que tenemos que hacer aquí en España abrir más la mente con respecto a este tipo de literatura.

RP.- Tienes dos novelas publicadas, una de ella la escribiste durante tu adolescencia mientras que la otra tuvo un proceso mucho más veloz. ¿Cuál de las dos te dio mas satisfacción terminar?

MC.- Hace varios días te diría que Bienvenidos a Lúcido porque es, de todas, mi novela favorita. He disfrutado mucho con ella, y me dio muchísima pena terminarla y abandonar a los personajes, a quién creo que les di el final perfecto, y no quiero moverlos. Pero es verdad que ahora, que ando inmersa en una especie de segunda parte de Mis alas por un beso, he sentido mucha melancolía al pensar en mis personajes y sobre todo en el final —vale, me pongo la misma música y claro...— creo que ambas me han dado pena, aunque sobre todo Bienvenidos a Lúcido.

RP.-  ¿Podrías decir que tu estilo ha bebido de alguien en particular? ¿Con qué escritor fantástico te quedarías?

MC.- Creo que ha bebido de todo un poco. Me he dado cuenta de que ha bebido más de estilos como Los juegos del hambre y Divergente, sobre todo por la dinamicidad de mi escritura —no me va eso de ser descriptiva, pero creo que es porque no sé... soy... soy torpe, sí— pero considero que mi estilo es gracias a todos esos escritores de los que he leído. Es verdad que hay alguien en especial de quién no bebo, pero que amaría beber, por lo menos la mitad de lo que él hace: Patrick Rothfuss: amo su escritura, su sencillez en la trama y la cercanía que crea alrededor de todos sus personajes.

RP.- ¿Qué te parece el mundo editorial español? ¿Se apuesta por las nuevas oportunidades? ¿Qué le recomendarías a alguien que acaba de terminar su novela?

MC.- Creo que el mundo editorial español ha mejorado en estos últimos años, y se ha abierto a muchos géneros diferentes y a escritores nóveles. En parte esto es un pro, porque es más fácil publicar por editorial, aunque también hace que tu novela se pierda en un océano de novelas. Por lo tanto, creo que cada persona necesita ver qué busca de su novela y qué quiere invertir, tanto en tiempo y en dinero, en su novela. Quizás te viene mejor autopublicar si consideras que te van a tocar el material y quieres trabajar tú en toda su creación, o buscar editoriales para tener parte del trabajo realizado, pese al contra de perder ciertos derechos sobre tu novela.



RP.- Si te fueses a una isla desierta, ¿qué tres instrumentos mágicos de novelas fantásticas te llevarías?

MC.- Pues me llevaría una Nimbus, sobre todo por si tengo que irme y esas cosas —aunque tendría que aprender a montar en ella — un ka'kari - del autor Brent Weeks - para poder transformarme, hacer cositas y bueno, cosas molonas. Finalmente me llevaría unos huevos de dragón. Nunca sobran.


RP.- ¿Cómo es un día normal en la vida de Marta? ¿Tienes alguna manía a la hora de escribir?

MC.- Mi día normal suele ser aburrido: me levanto con la hora pegada, bastante animada, y me visto para ir a trabajar. Una hora de viaje —que hace que me haya propuesto leer 72 libros este año, es increíble cómo me estoy tragando los libros...— y bueno, trabajo como recursos humanos en el área de selección. ¿Qué hago? Bueno, bien lo sabes tú: en parte entrevistas - que casi te la hago :D - y un poco de ese tipo de trabajo. Lo bueno es que escuchas cientos de historias que siempre dan juego en tus novelas, aunque sea de manera inconsciente. Tras el trabajo vuelvo a casa - lectura time - y en casa pues me toca ser mayor y preparar todo para el día siguiente... pero el resto del tiempo me dedico a publicar en el blog - sobre todo los fines de semana - pasar a ordenador lo escrito a mano o escribir algo nuevo :D. Y cuando la creatividad está muerta, a ver series y a leer más.

RP.- Si pudieses escoger entre el trabajo de tus sueños o estudiar en Hogwarts, ¿en qué casa preferirías estar?

MC.- Amo esta pregunta. Claramente estaría en Ravenclaw, porque considero que Gryffindor, pese a ser la más conocida, son demasiado extrovertidos y me pondrían un poco de los nervios. Amo el conocimiento y soy una persona muy curiosa, y parece que los de Ravenclaw son neutros y no tan agitadores, así que sería el sitio perfecto para aprender -‑ya que soy una muggle aprendería sobremanera, vamos...‑ y para estar tranquilito.

RP.- ¿Té o café? ¿Cerveza o vino?

MC.- Café, aunque a veces me gusta el té no hay comparación... y cerveza. Con amigos y comida, claramente... y bueno, voy a decir algo que me granjeará odio: cerveza con limón. Odio la cerveza sola.

RP.- ¿Practicas algún deporte? ¿Y sigues alguno?                                   

MC.- Pues ahora mismo no porque tengo poco tiempo y soy muy vaga, hace frío ahí fuera y aprovecho el tiempo en otras cosas, la verdad —excusas, excusas everywhere...— pero cuando hace buen tiempo me gusta mucho correr, aunque aguanto poco, y ahora me estoy aficionando a patinar en línea —con sus consecuentes caídas. 


RP.- Sé que te gustan las series de televisión, el cine… ¿me dices tus obras favoritas de cada uno de estos exponentes artísticos?

MC.- Como me conoces pipiolín. Pues mis obras favoritas en series de televisión... creo que actualmente House of Cards, por la complejidad de su trama y de sus personajes, por las relaciones y por lo bien que lo hacen los actores, la verdad. En el cine, una de mis películas favoritas siempre ha sido El efecto mariposa y El truco final, sobre todo esta última. Me gustó más que el libro, cosa rara en mí. 


RP.- Véndete, ¿por qué deberían leer Mis alas por un beso y Bienvenidos a Lúcido?

MC.- A mi se me da muy mal venderme, por lo voy a intentar: creo que, al contrario que dice todo el mundo, la literatura sigue siendo una gran afición y la gente disfruta mucho de ello. Ahora mismo vivimos en una época donde es facilísimo encontrar otro tipo de entretenimientos que no requieran concentración, aunque los lectores bien sabemos que, cuando nos gusta un libro, no necesitamos hacer ningún esfuerzo. Creo que hay tres componentes que tiene que tener un libro: que olvides que el tiempo pasa; que sus personajes y sus historias te atrapen; y que te de pena despedirte de ellos. He sentido las tres fases escribiendo la novela, repasándola, reescribiéndola y leyéndola de nuevo. Creo que esto es lo más honrado y sincero que puedo decir de mis novelas: las he disfrutado como una niña, y creo que es la mejor forma de compartir algo, hacerlo con toda la intensidad posible y esperando lo mejor de ella. Y creo que, si leéis las novelas, podréis daros cuenta y disfrutar de esas tres fases que os he comentado.


RP.- Plantea una pregunta al entrevistador

MC.- Bueno, Carmelo, amigo, sé que eres un amante de la literatura y de todas las artes, y que has tenido muchas entrevistas así... Tras todo lo que has visto.. ¿Qué crees que es lo peeeeor que se le puede pedir hacer a un autor con respecto a su novela?

RP.- ¿A un escritor? No tengo ninguna duda: que la cambie. Seguro que el que te está aconsejando sabe más que tú, pero es como que te digan que no estás haciendo lo mejor por tus hijos y que les eduques de otra manera porque da resultados. Son mis hijos y por ello hago lo que yo creo que es mejor para ellos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario