jueves, 11 de febrero de 2016

Reseña de «Cierra los ojos y mírame» de Manuel Enríquez y Ana Galán (Planeta)

Manuel Enríquez es un escritor que conozco desde hace bastante tiempo ya. Podría decir hasta que es un buen amigo, así que cuando me preguntó si podía leer su novela no pude negarme. Estas páginas contienen un sentimiento que pocas novelas actuales desprenden. Bienvenidos a la reseña de Cierra los ojos y mírame de Ana Galán y Manuel Enríquez.




Título: Cierra los ojos y mírame
Autor: Manuel Enríquez y Ana Galán
Editorial: Planeta
Género: Juvenil, superación personal
Número de páginas: 304
Año de publicación: 2012




Tras un grave accidente de coche, David recibe la noticia de que se ha quedado ciego y se encuentra sumergido en un mundo de sombras donde deberá aprender a comer, a vestirse, a leer e intentar armarse de valor para regresar a la facultad acompañado de su bastón blanco que tanto aborrece. Su vida ha dado un cambio rotundo y poco a poco tendrá que aprender a valerse por si mismo con la ayuda de un perro guía, que lo llevará a conocer a Blanca. Blanca, junto con su familia, ha adiestrado a Kits, el perro lazarillo de David. Blanca y David entablan amistad y poco a poco les va a unir algo más que Kits. Pero la vida no es tan fácil, los cuentos no siempre tienen final feliz, su relación no tiene ningún futuro o… quizás, sí.





Existen millones de libros en el mercado, pero son pocos los que consiguen que nos paremos un segundo, reflexionemos y nos demos cuenta de la suerte que tenemos en la vida. Cierra los ojos y mírame es un claro ejemplo de esto. Yo a las treinta páginas ya sabía que me encontraba ante una obra especial, espero que os lo pueda transmitir con mis palabras.

Aunque sin experimentarlo es imposible de entender, Cierra los ojos y mírame intenta ponernos en el papel de una persona que pierde la vista por una imprudencia. Tratará de hacernos ver cómo cambia su vida, los esfuerzos que tiene que hacer para volver a ser él mismo y denotará ciertos prejuicios que la sociedad tiene con este colectivo. 

Antes de comenzar a desgranar esta obra, es imprescindible explicar un detalle que hará que las palabras escritas en esta novela cobren todavía más importancia: Ana Galán es entrenadora de perros guía, y Manuel Enríquez es un escritor que, como el protagonista de estas páginas, perdió la vista. ¿Quién mejor que alguien que lo ha experimentado para introducirnos dentro de la mente de una persona que se encuentra en estas circunstancias?

David es un joven de veintiún años que, como la mayoría de su edad, quiere comerse el mundo. Va a empezar el último año de su carrera, periodismo, y está compitiendo por ser campeón de España de natación. ¿Que podría pararle? Sin embargo, a veces la juventud también denota imprudencia, y él fue un ejemplo de ello. Una noche, en la fiesta que daba un amigo en la piscina, David fue testigo de cómo su novia tonteaba con otro. Sin pararse un momento a pensar en que había bebido, salió corriendo del a casa de su colega y se montó en su coche, con tan mala suerte de que sufrió un accidente en una curva que tuvo como consecuencia la pérdida de la vista.

Tras ello, David se quedará totalmente hundido, su mundo ha sido destruido de la noche a la mañana, y necesitará de tiempo y sufrimiento para poder continuar hacia delante.

Por otro lado tenemos a Blanca, una chica cuatro años más joven que David, que tiene la suerte de que por fin sus padres han cedido ante sus intentos de tener un perro. Sin embargo, no completamente, ya que lo que le ha ofrecido su madre es entrenar a un perro guía. Se llamará Kits su nuevo amigo. 



Mientras David hace de tripas corazón para adaptarse a su nueva vida, progresar, y darse cuenta de que el mundo no se ha terminado tras su accidente,  Blanca aprenderá la dureza de separarse de un animal tras haberlo criado durante más de un año, pese a tener la certeza de que va a conseguir que la vida de otra persona sea mucho mejor.

No pasará mucho tiempo hasta que los caminos de estos dos jóvenes se crucen. Y es que Kits ha sido escogido para ser el perro guía de David. Mientras este esté en la escuela de entrenamiento aprendiendo a coordinarse con su nuevo amigo, Blanca se colará en ella para ver por última vez a su vieja mascota. Y ahí se conocerán.

A pesar de que creo que es una historia de amor un poco «idealizada», estoy totalmente seguro que será perfecta para el sector del público al que va dirigida esta novela, que es sin duda a la parte más joven de los lectores de literatura juvenil.

En estas páginas también se pondrá de manifiesto la importancia de la familia para ayudar a su ser querido a superar este cambio, pero dejando claro que la persona es un inválido y que no se la tiene que tratar como si no supiese hacer nada. Además, se hablará de los perjuicios que todavía tiene esta sociedad con este grupo de la población, el cual es invisible para algunos ojos e inútil para otros, cuando no debería tener asociado ninguno de estos dos adjetivos.

Cierra los ojos y mírame es una historia de superación, amor, amistad y familia. Transmite unos valores que es difícil de encontrar en otras novelas y que deberían estar presentes en toda la población. Desde El rincón de las páginas recomiendo encarecidamente este libro. Disfrutaréis con él, os emocionará y también os divertirá, por supuesto.



2 comentarios:

  1. Hola!!!
    la verdad es que el libro me interesa mucho, así que te agradezco habérmelo dado a conocer. "Hace poco" leí un libro sobre este tema también, pero en mi opinión el tema de la discapacidad los trataban de segundas, y acabó siendo un libro empalagoso de amor ( y que conste que me gusta la novela romántica, pero con sentido), perdía la esencia, yo creo
    Un saludo
    http://yeswecanreadtogether.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí no, es el tema principal, el mayor obstáculo del protagonista.

      Si te gusta el tema, este libro también lo hará.

      Eliminar