martes, 1 de marzo de 2016

Reseña de «En el tiempo manso» de Eva Barro (Bohodón Ediciones) | Carmelo Beltrán

Hoy ha sido un día muy largo y cansado. Todo lo que podía salir mal… no, todo lo que podía salir mal no ha salido mal, simplemente ha sido un no parar que me ha dejado completamente exhausto. Por ello, creo que es el momento de afrontar la reseña de una novela que ha logrado transmitirme paz durante la última semana. Hoy os presento la reseña de En el tiempo manso de Eva Barro (Bohodón Ediciones).



Título: En el tiempo manso
Autora: Eva Barro
Editorial: Bohodón Ediciones
Género: Drama
Número de páginas: 322
Año de publicación: 2015
Precio: 16,15 € tapa blanda
ISBN: 978-8416355112




Loreto llega a la casa de la playa bordeando la locura. Desde la cotidiana necesidad de sobrevivir, se enfrenta a su pasado, y su natural rebelde va emergiendo, ayudándola a superarse.

A retazos, descubre el espantoso motivo que la obligó a refugiarse en el rincón de su infancia, en el que tampoco faltan problemas, y sin heroísmos estridentes, lucha por renacer, entre corruptelas municipales y el contrabando internacional. Respaldada por el sol, el viento y el manso transcurrir del tiempo a orillas del Mediterráneo, no se rinde.



En el tiempo manso no es de la clase de novelas que estoy acostumbrado a leer. La mayoría avanzan claramente hacia un objetivo, para lo que las palabras se pelean unas con otras para encajar y crear una trama en condiciones. La novela de Eva Barro no sigue esta pauta. Este libro es como visitar un pueblo de playa durante el invierno, en el cual el tiempo dejará de ser cortante para mecer a todos los que se rindan ante su superioridad.

El libro de Eva Barro nos narra la historia de Loreto, una joven de la que no sabemos nada más sobre su vida a parte de que ha dejado Madrid para irse a vivir a un pequeño pueblo a las orillas del Mar Menor. Poco a poco, como si de una gotera se tratase, la autora nos irá desvelando pequeños detalles de la vida de la protagonista, de las razones por las que ha decidido dar tal cambio brusco a su vida, mientras que nos narra las vivencias que le propicia aquel lugar tan poco habitado.

Mientras me perdía entre sus páginas, parecía que todo avanzaba sin ningún fin. Simplemente sentía como cada frase era necesaria para poder conocer un poco más a Loreto. Se hace querer. Sus circunstancias harán que al principio sientas lástima por ella debido a que no sabes qué ha pasado, no obstante, conforme la historia vaya avanzando, la pena dejará paso a la comprensión por un personaje que haría lo que cualquiera hubiera hecho en su lugar.



A pesar de todo lo que estoy diciendo, la novela no es nada predecible. Con este ritmo tan pausado, Eva Barro conseguirá que cada uno de los extensos capítulos de En el tiempo manso sorprendan y cautiven al lector. Una de las razones es la variedad de personajes secundarios que compondrán un coro que llenará esta trama de una música perfecta. Santi y Terry son los personajes con los que más me he encariñado de toda la novela —dejando a un lado a Chus, por supuesto—. Son reales. Sí, eso es. No hay mejor palabra para definir esta historia más que «humana». Podrías tener a estos personajes viviendo en la puerta de al lado y no te chocaría.

Otro de los aspectos positivos de En el tiempo manso es la evolución que experimenta Loreto. Sucederá casi sin que te des cuenta, pero es un personaje que se someterá a muchos cambios a lo largo de la novela. Estoy seguro de que si ahora volviese atrás y comenzase de nuevo la novela, esa mujer que dice llamarse como la de la última página no me parecería la misma. La razón es que maduras junto a ella.

Un punto que me gustaría destacar es el papel de una monja en esta historia. Estoy acostumbrado a que en muchas historias actuales los miembros de la Iglesia tengan un papel de villano, o cuando menos malvado, en la trama. Por fin he podido encontrar un libro que el que los valores que esta institución trata de propugnar sobresalgan. 

En el tiempo manso es una historia de sentimientos. Experimentaremos un arco iris de emociones desde la primera página hasta la última. El dolor será la dosis que más ingiramos, pero eso no quitará que la felicidad nos salpique los ojos. Si te apetece leer un libro con el que emocionarte, no lo dudes, escoge la obra de Eva Barro. Yo te la recomiendo.


3 comentarios:

  1. Hola!!!
    la verdad es que pese a que tu reseña pone muy bien el libro, no me apetece mucho este tipo de libro. Tengo ganas de algo con un poco más de nervio :P
    muy buena reseña ;)
    un saludo
    yeswecanreadtogether.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. A pesar de que te haya transmitido todos esos sentimientos, no me termina de convencer asi que lo voy a dejar pasar.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. No me acaba de llamar la atención, lo dejaré pasar por el momento.
    Nos leemos, besos :)

    ResponderEliminar