lunes, 7 de noviembre de 2016

Escritores homosexuales | #LoveIsLove

A día de hoy existen siete países en los que la homosexualidad está castigada con la pena de muerte, cuarenta y uno en los que está castigada con penas de prisión que pueden llegar hasta la cadena perpetua, cinco en la que se establecen multas o trabajos forzados y la deportación en caso de que seas extranjero, y en únicamente diez países del mundo el matrimonio y la adopción por parte de parejas homosexuales está legalizado.



E incluso en países como el mío, España, que se encuentra en el terreno de la legalidad y la plenitud de derechos, la situación es mucho más preocupante de lo que debería ser: vivo en un país donde las agresiones a homosexuales se producen día sí, día también, en un estado en el que instituciones religiosas se erigen exhalando odio y prejuicios sin que haya una sola consecuencia penal, en un país donde a la prensa le importa más tu orientación sexual que tus logros, donde, de verdad, existe gente que prefiere que un niño se muera de hambre y se quede sin futuro antes de que lo acoja una pareja que lo va a querer con locura y en los que una cadena como El Corte Inglés cede ante la presión de 21.000 intolerantes para cambiar un anuncio.

Si quieres ver este post en vídeo, aquí puedes hacerlo.


No puedo hacer nada más aparte de avergonzarme de este país en el que vivo, del mundo que habitamos, en el que matanzas como las de Orlando se suceden, donde leyes permiten matar por cosas que tienen la misma importancia que si te gusta el azul o el rojo, 

Este es un blog literario, y por ello las reivindicaciones las hacemos desde la mano de la cultura, pues es esta la única medicina que existe para superar trastornos tan agudos como lo es la homofobia o cualquier otra clase de intolerancia. Por eso hoy quiero recomendaros libros de escritores homosexuales, quiero transmitir las palabras de personas a las que demasiadas veces en su vida les dijeron que eran menos solo por enamorarse. 

Escritores homosexuales



  • Federico García Lorca: siendo español, es el único que podría abrir esta lista.  Asesinado durante la Guerra Civil española por ser homosexual, entre otras cosas, y con un gobierno que todavía no se ha dignado a sacarle de una fosa común, García Lorca es probablemente la mayor representación literaria que existe en este país sobre esta tara que nos ocupa. Leí La casa de Bernarda Alba en el instituto, una obra de teatro que escribió poco tiempo antes de ser asesinado, y lo disfruté muchísimo. Nos narra la historia de Bernarda, quien tras la muerte de su segundo esposo, Bernarda Alba se recluye e impone un luto riguroso y asfixiante por ocho años prohibiendo que sus cinco hijas vayan a fiestas. 
  • Oscar Wilde: Su obra predilecta es El Retrato de Dorian Gray, una obra que nos habla del paso del tiempo, de lo efímero de este y de la caducidad de la belleza. Nos pone en la piel de un hombre tan obsesionado por su físico que olvida todo lo demás.
  • Virginia Wolf: feminista, activista y comprometida socialmente, enamorada de las letras usó sus obras como reivindicación de la igualdad y la justicia. Su obra se compone de nueve libros y otros tantos cuentos, pero yo quiero recomendaros la primera que publicó Fin de Viaje, en la cual realiza una satirización de la sociedad utilizando la maestría de su escritura y su inteligencia para componer una obra de punto fino, de crítica elegante y profunda. La protagonista se va en barco hacia Sudamérica, y en el viaje tiene la oportunidad de conocer a muchísimos personajes de diferentes escalas sociales, lo que le da la oportunidad para comprender a todas ellas.

Si eres homófobo, si eres del «pero», vete.

Carmelo Beltrán
@CarBel1994

4 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Totalmente de acuerdo con lo que has dicho y más. Sigue todavía eso de emplear términos horribles para homosexuales que hacen que parezca que no somos todos iguales. Siempre me he preguntado que qué más le dará a la gente si alguien se enamora de una persona del mismo sexo o de distinto, porque son eso: personas. Pero parece que la gente no lo entiende aún.
    Yo también lei la Casa de Bernarda Alba en el instituto y me encantó. Y de Wilde he leído El fantasma de Canterville en inglés, pero tengo unas ganas de leer El retrato de Dorian Grey desde que vi Penny Dreadful...

    Me ha encantado la entrada, ¡un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Este es un buen post, sin lugar a dudas y estoy completamente de acuerdo con todo lo que mencionas. A mí también me escandalizó lo de El corte inglés, pero me plantearon una opción que no llegué a contemplar. Aunque han mostrado no tener reparos con los homosexuales, pronunciarse así sí que les podía llevar a tener problemas como empresa y, cuando se habla de cuestiones de trabajo y tal, no hay que mezclar opiniones personales. No había querido aceptarlo hasta que estos días atrás vi a ciertos famosos pronunciarse bien por Clinton o por Trump (con éste último, salió en defensa un actor que me gusta mucho, Bruce Willis y que, tras su discurso en defensa de un ser tan detestable como Donald Trump, me dio realmente asco). Es un caso similar a lo que puede ocurrir con ciertas personas para con la empresa citada anteriormente, aunque parezcan temas distintos...

    Eso sí, yo soy de las que prefiere abrir la boca aunque me gane detractores. Me molesta en exceso que haya tanta intolerancia, que la gente se preocupe tanto por la orientación sexual de otros, sin darle importancia a lo que realmente lo tiene. Y lo peor de todo, que no haya respeto. ¿Qué más le dará a nadie con quién se acueste uno? Es absurdo.

    Pero es como dices, vivimos en un país hipócrita donde, el laicismo, acaba por no ser real... ya que está demostrado que la religión y la Iglesia siguen teniendo poder suficiente para dominar a las masas... Muy triste.

    En el tema de escritores, ¿cuántos no sufrieron por ello? El propio Lorca, tal y como mencionas. Que fuera asesinado por su condición sexual... es que no tiene nombre. ¬¬ Este tema me enferma, pero me agrada saber que hay gente que lo defiende sacándolo a colación por lo que, tras enrollarme, sólo me queda aplaudir tus palabras.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo croe que lo de El Corte Inglés es el claro ejemplo de que no hay que permitir que el dinero esté por encima de estas cosas. Yo tampoco me hubiera callado.

      Muchas gracias por pasarte a aportar ^^

      Eliminar