jueves, 10 de noviembre de 2016

«La vida en tazas de café» | Microrrelato de Carmelo Beltrán



Empezar a contar el paso de tiempo en forma de tazas de café frío fue el último paso antes de perder totalmente la cabeza. La escritura me había vuelto loco de remate y lo peor es que no pensaba hacer nada para remediarlo. 

Había traspasado la pared que una la realidad con la ficción y me había sentido tan a gusto en ella que decidí no volver jamás. Allí, tras la hoja plagada de letras, no había dolor, no había rutina ni momentos inoportunos. 


En aquel extraño lugar confabulé mi misión a observar a transeúntes que tanto conocía, pues antes de nacer en forma de párrafos de métrica imperfecta habían convivido durante muchos años conmigo en mi cabeza.

Toda la vida que había creado pasaba antes mis ojos mientras me deleitaba con una hermosa y deliciosa taza de café. 

Empezar a contar las horas en tazas de café me salvó, pues no había encontrado jamás un sitio en el que me sintiera tan bien como en mi propia locura.

Carmelo Beltrán

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada