domingo, 29 de enero de 2017

«Pintamos sonrisas en vuestro mundo gris» de Carmelo Beltrán | Antología



Esta es una oda a todos esos sueños imposibles y a los descerebrados que cada día los complican más solo por no cumplirlos. A aquellos que no tienen hogar y se mueven más rápido que el viento, a los adultos que nunca dejaron de ser niños y a los niños que lucharán por arreglar el mundo que les dejaremos.

Es un gracias a los profesores que decidieron seguir enseñando lo que es importante y se negaron a convertirse en fabricantes de copias, a los que se dedicaron a salvar vidas sin recompensas y los amigos que con un coche te salvaron de pensamientos oscuros llevándote a ver las estrellas.


Yo no sé si el mundo se tornó más oscuro alguna vez, si las lágrimas, el sufrimiento y el dolor tuvieron más territorios conquistados o si la libertad alguna vez fue más tangible pero menos cierta. Seguramente el mundo se esté precipitando al vacío, pues ya ni la lluvia se muestra sin complejos. 

Sin embargo, no creo que jamás haya habido tantas razones para sonreír. Si cuando la lluvia no se siente segura el Sol la mira y dibuja un arcoiris en el cielo, si hay perros a los que les vale con una de tus caricias para sentirse completos o si ya no tenemos que buscar una causa para levantar una cerveza al aire. 

Hemos construido refugios en la oscuridad, hemos seguido creyendo que la música mueve montañas y hemos tejido con sus notas historias en las que reímos, lloramos y nos abrazamos. Algunos nos llamaron locos, otros, irracionales, pero que me expliquen qué hay más racional que aprovechar cada excusa para ser felices cuando la sangre, el dolor y las lágrimas han tomado el planeta.

No sabemos hacia dónde nos dirigimos, y hace mucho que dejamos de creer en los mapas. Nos han intentado programar y han fracasado, porque cuando ellos duermen, nosotros seguimos cantando, pintando o escribiendo, porque que cuando ellos dicen A no nos olvidamos de que existen B, C y D. Hemos renunciado a todo lo seguro, hemos creído que otro mundo era posible y lo hemos dibujado en mapas de tinta invisible que hemos guardado en botellas y lanzado al mar, para que cada vez que se empeñen en quemarlos seamos capaces de reconstruirlos. 

Ellos lo darán por perdido, pero nosotros sabemos que cual ave fénix lo haremos resurgir entre las cenizas. Pero bueno, solo solos unos locos que planeamos a escondidas colorear con sonrisas ese mundo que habéis tornado vacuo y gris. ¿Qué podemos saber nosotros?

 Carmelo Beltrán

5 comentarios:

  1. Como siempre, me ha encantado :') Da gusto leer estos relatos, de verdad ^^

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno me ha encantado :D «...hay perros a los que les vale con una de tus caricias para sentirse completos» ¡Excelente! sigue así, espero algún día te puedas pasar por mi blog y dejes tu comentario (Consejos y Reflexiones únicas DX)... Debemos aprender a ser feliz aún en las situaciones "Difíciles" ¡En fin! estar tristes y amargarnos no resolverán los problemas ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario.

      Me pasaré por él :)

      Eliminar