lunes, 23 de enero de 2017

Qué me gusta escribir

Ya sabéis que la escritura forma parte de mi refugio, así que lo siguiente que tenéis que saber es qué me gusta escribir.

La verdad es que me ha costado mucho pararme, pensar y analizar las estructuras que suelo mantener en mis obras, qué tipo de personajes suelo crear y con qué me siento más cómodo.


Qué me gusta escribir




Escritor de momentos

Me gusta definirme como un escritor de momentos, de situaciones, de instantes. Me encanta captar con las letras cómo se siente una, dos o varias personas en una determinada situación, qué piensan, qué suena en sus cabezas, qué máscara se ponen para evitar ser desentrañados por dentro. 

Por ello muchas de mis historias son cortas, porque hay veces que solo busco plasmar eso, ese instante, ese lugar y todo lo que conlleva dicho momento para cada uno de los protagonistas. 

Una amiga me dijo hace tiempo que le encantaba la habilidad que tenía para leer el corazón de las personas y plasmarlo en este tipo de historias. Yo le conteste que es fácil cuando es el tuyo propio el que da pie a muchas de ellas.

Relatos

Otro de los formatos literarios que me gusta mucho escribir. Por supuesto, dentro de este tengo muchas preferencias, de las cuales vamos a hablar a continuación:

En mis historias siempre hay un deje de superación, una persona que se encuentra perdida en la vida, y del que no sabe cómo salir. En muchas ocasiones, quitando el escenario, las descripciones o la historia en general, cuento cómo esa persona se atreve a hablar consigo mismo, a aceptar su nerviosismo, su miedo y da el primer paso para conocerse y llevar juntos una vida mejor.

También hablo de adicciones y enfermedades. De alcoholismo, problemas alimenticios o cualquier otra cadena con las que muchas personas de esta sociedad acaban atrapados. Puede que no las haya experimentado todas, pero sí que tengo mis fantasmas, mis historias detrás que me sirven como guías y musas para construir estas obras y, si os soy sincero, no hay mejor terapia que soltar todo lo que tienes dentro en forma de historia. Deja a uno nuevo. Es una de las mejores formas que tiene alguien de conocerse a sí mismo.



En este tipo de historias siempre suele haber un personaje externo que resulta clave para la salvación o destrucción del protagonista. Alguien que intenta hablarle, una figura familiar o un total desconocido. A veces se le escucha y a veces no, a veces sus consejos no hacen más que agravar la situación y en otras la mejoran.

En este tipo de obras el protagonista no tiene prácticamente nunca nombre. Prefiero dejarlo sin él, para que cualquiera que lea la historia y haya experimentado algo parecido pueda sentirse identificado.

Las historias basadas en experiencias personales también las tengo muy presentes. Cuando me pasa algo que me parece rocambolesco, injusto o de lo más divertido siempre trato de tenerlo como idea para plasmar una historia, ya sea un accidente en coche (que dio lugar a un relato) o un sueño en el que siento que mi novia se convierte en un dragón y me quiere asesinar porque no me guste el chocolate (esto no se separa tanto de la ficción). Siempre me ha gustado tomar estas ideas para construir historias.

Las catástrofes también tienen peso en mi «pluma». Cuando hay un atentado, cuando hay una catástrofe natural, siempre trato de escribir una historia sobre ella, sobre algún personaje que lo haya vivido, para intentar comprenderla. Me cuesta aceptar la maldad humana, los motivos que hay detrás para mí nunca serían justificables, y creo que es una forma de rendirles un pequeño homenaje. 

Estas historias no suelen subirse al blog hasta mucho tiempo después, si lo llegan a hacer.


Microrrelatos

Me apasiona la capacidad que tienen muchas personas para contar grandes historias en muy poco espacio, y yo también quise probar. Suelen salir de la nada, cuando estoy estresado, pensando en otra cosa, y se plasman en uno o dos párrafos.


Antalogía

A lo último que me he sumado es a crear obras «poéticas» en prosa (no me gusta el verso), en el que intento transmitir los jeroglíficos de sentimientos que se forman en mi mente, dándoles forma de cosa rara con las que trato de transmitir un mensaje (aunque muchas veces ni yo sé cuál es).

Son las que más vais a ver en el canal por la facilidad que hay para traerlas. Un relato se haría demasiado largo, pero una historia así es perfecta para el formato audiovisual.

Poco a poco irán llegando más y más. Quiero que sean una de las señas de identidad de este espacio.

Carmelo Beltrán
@CarBel1994

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada