jueves, 19 de enero de 2017

«Quizás el mundo siempre haya sido así» de Carmelo Beltrán



Desde que te fuiste todas las historias tienen colores oscuros y hace mucho tiempo te prometí que ayudaría a pintar el mundo de tonos alegres que contagiasen las ganas de vivir a todos los que me escuchasen.



Sin embargo, estoy perdido y por más mapas que trazo ninguno me sirve para orientarme. Yo, que siempre presumí de narrar las historias que el viento me susurrase, ahora hago cola para que me regalen una brújula con la que poder seguir el mismo camino del resto de mortales.

La luz se apaga y solo encuentro cobijo en unas sombras que repiten que la principal fuente de inspiración de cualquier corazón desgarrado es el dolor y cada vez que hablan dejo de creer en eso de que la mayor magia se encuentra en una sonrisa regalada.

Qué puedo hacer si la Luna está en lo alto, si brilla llena para todos los viandantes, si regala su luz a cualquier descerebrado que abandone la prisa del mundo y simplemente la contemple y yo, que le presto penitencia, que venero su inspiración, no me da más que otro quebradero de cabeza.

Quizás el mundo siempre haya sido así, pero antes yo era de esos privilegiados que podían encontrar la minúscula perla brillante que siempre destacaba cada vez que caía la noche.

No quiero brújulas, no quiero mapas, solo rezo porque el viento vuelva a hablarme, porque las personas vuelvan a inspirarme, por vivir mirando al cielo con una pequeña sonrisa inquebrantable cada mañana.

Carmelo Beltrán
@CarBel1994

No hay comentarios:

Publicar un comentario