lunes, 6 de febrero de 2017

«Abylion: océano de cristal» de Manuel Mairal | Reseña

La fantasía es uno de los géneros en los que existen más prejuicios dentro del panorama nacional. Conocemos decenas y decenas de nombres de escritores extranjeros cuyo talento resuena por todo el mundo, pero si nos preguntan por recomendaciones a nivel nacional solemos encontrar muchísimos más problemas para contestar. Y es más, si a ello le sumamos el poco apoyo que suelen tener estos autores dentro de las grandes editoriales, nos damos cuenta de que nos encerramos en un círculo vicioso difícil de solventar.



Sin embargo, a pesar de todas las dificultades que encuentran para darse a conocer, es de agradecer que sigan existiendo autores que apuesten por esta temático. Hoy vengo a hablaros de uno de ellos, Manuel Mairal, creador de la trilogía Abylion.

Datos del libro

Título: Abylion: Océano de cristal
Editorial: Donbuk
Año de publicación: 2016
Número de páginas: 536
ISBN: 978-8494607820
Precio: 11,99 € versión física / 4,74 € versión digital

Sinopsis

Laura es rara. Tiene pocos amigos, se tatúa a escondidas de su madre y siente devoción por cosas tan dispares como el judo o la informática. Pero ni siquiera una chica tan peculiar como ella puede estar preparada para algo similar: ser abducida en su propia habitación por un programa de ordenador y despertar en una nave espacial llena de criaturas mitológicas, rumbo a un planeta del que no ha oído hablar jamás.


Opinión

Abylion ha sido una obra que me ha sorprendido mucho. Desde hace bastante tiempo, y como os he contado alguna vez por el canal, he estado bastante reticente a perderme en nuevas aventuras del género fantástico. Rechicero, la quinta novela de la aclamada saga Mundodisco de Terry Pratchett me dejó muy mal sabor de boca, lo que sumado a novelas precedentes que no terminaron de convencerme, hizo que me alejase un poco de esta temática. Y, sin embargo, con esta me he encontrado con una historia que no he querido dejar de leer. Es más, con deciros que las primeras doscientas páginas las leí durante mis exámenes universitarios y que era mi vía de escape cuando tenía demasiado estrés…

Manuel Mairal nos va a poner en la piel de Laura, una joven malagueña que un día, sin saber por qué, se ve transportada a una galaxia lejana arrastrada por la fuerza de un superordenador llamado Abylionis. Despertará en una nave espacial rodeada de otro grupo de jóvenes de, más o menos, su edad —ella será la más pequeña— y de seres que ella creía solo vivos en la literatura fantástica o en los mitos antiguos: elfos, centauros, y otras muchas especies más cuyos nombres son bastante extraños como para escribirlos sin que me equivoque.

Sin apenas información, solo les dirán que les llevan a un planeta a entrenarles durante cinco meses y que poco a poco les irán contando todo lo que tienen que saber.

Es precisamente este detalle lo que más me ha atraido de la novela. Yo siempre he sido más de novela fantástica pausada que de las que nos meten dosis excesivas de acción. Siempre he pensado que las batallas se ven mejor en la pequeña o gran pantalla y que en un libro pueden llegar a hacer desconectar al lector, y es por ello por lo que he logrado sentir tanta empatía con la obra que nos ocupa.



El autor ha usado esta primera parte de la trilogía para ponernos en situación. Ha querido dejarnos todos los acontecimientos esenciales de su mundo claros, y yo he disfrutado con cada píldora de información que se me ofrecía durante las más de quinientas páginas que ocupa la historia. Siempre me ha parecido de admiración la capacidad que tienen ciertos escritores para inventarse sus mundos y un pasado que sustente cada una los sucesos que se acontecen.

Es un libro lleno de misterio, en el que Laura tratará de ir desenmarañando todos aquellos secretos de los que no la quieren hacer partícipe. He empatizado mucho con ella, quizás por mi afán de descubrir, quizás porque me parecía una niñata de diecisiete años y eso la hacía especial. Me ha encantado acompañarla en busca de cada mínimo resquicio de historia. Me ha parecido, sin duda, lo más especial de la novela.

Aunque podamos enmarcar la novela como libro juvenil, yo discreparía un poco en dicha decisión, pues se tratan temas que quizás alguien demasiado joven no sabría apreciar. La obra habla de moral, de amistad, de amor y de muchas otras ideas que dan para pensar, pero si hay una que subyace y prevalece durante toda la obra esa es la redención.

Me ha dado la sensación de que toda la novela es la búsqueda de Laura por conocerse y entenderse, por perdonarse sus pecados del pasado y ser capaz de postrarse ante un espejo y estar orgullosa de la persona que la contempla desde su reflejo. La historia es una lucha constante contra sus demonios internos, contra aquellos que no la hacen ser feliz, contra los que le dicen que es menos que todos los demás. Es imposible no sentirse identificado con ella en esos momentos de fragilidad.

Mi conclusión sobre la novela es que quiero leer la segunda parte y quiero hacerlo cuanto antes. Esta primera entrega deja con muchísimas ganas de conocer qué es lo que va a pasar en el futuro, y yo no pienso perdérmelo.

Carmelo Beltrán



2 comentarios:

  1. A pesar de que te ha gustado, lo voy a dejar pasar que tengo muchos pendientes que me llaman mas la atencion.

    Saludos

    ResponderEliminar