jueves, 9 de febrero de 2017

«Cenizas para el fénix» de Carmelo Beltrán | Microrrelato



El viento soplaba menos que de costumbre aquella noche tardía de un mes de abril cualquiera, la Luna estaba más oscura y pocos búhos se atrevieron a ulular. El mundo aguantaba la respiración mientras contemplaba aquella sonrisa que se apagaba bajo las sábanas de una pequeña cama adornada con dibujos de superhéroes.


Aquel rostro vivo contrastaba con unos ojos llenos de miedo. Lo desconocido acechaba. El tiempo había tomado más velocidad que de costumbre. Era uno de tantos, pero cada tanto es la estrella particular de alguien, y aquellos que rezaron a todos los Dioses en los que no creían, ahora regaban cenizas con lágrimas, anhelando que en algún instante un fénix resurgiese de ellas.

Como con tantos, La Muerte no fue justa. Acudió avergonzada, con sus mejillas encendidas, con su andar cansado, como cada vez que tenía que agachar la cabeza y arreciar con un trabajo que la mataba por dentro, con los ojos cerrados del que sabe que no puede hacer nada para evitarlo. 

Carmelo Beltrán

2 comentarios: