lunes, 20 de febrero de 2017

Personajes que me han enamorado en la literatura | #LoveWeek 

Al leer, en demasiadas ocasiones, forjamos un vínculo muy intenso con algunos personajes. Nos emocionamos con ellos, sentimos su alegría y su tristeza, e incluso nos llegan a contagiar las lágrimas que ellos solos no son capaces de soportar. Hemos estado toda la semana hablando de amor y desamor entre personajes, así que para cerrarla, ¿qué mejor que hablar del amor del lector hacia ellos?


Personajes que me han enamorado en la literatura | #LoveWeek



Jake de Amor y virtud de Rolly Haacht




Desde que tomé entre mis manos la primera novela de Rolly Haacht, sentí una conexión muy fuerte con Jake. A simple vista parecía un capullo, pero conforme avanzabas en la obra te dabas cuenta de que no, que todo lo contrario. Era la persona más bondadosa de aquel hogar, aunque nadie fuese capaz de verlo.

Jake fue una de las razones por las que me gustó tanto Amor y virtud. El resto de personajes también me gustaron, obvio, pero este en particular tenía algo que no veía en otros: humanidad.

Crear un personaje así es muy complicado, y Rolly lo logró.

Devi de Crónica del asesino de reyes de Patrick Rothfuss




Devi siempre ha sido uno de mis personajes predilectos de la saga, desde ese primer momento en el que la tildan de monstruo, hasta las páginas que vinieron después en las que se nos mostró su bondad, humanidad y su pasado.

A pesar de que Auri me parece la chica con la que Kvothe tiene una relación muy especial, creo que Devi es la persona con la que más chispa tiene cuando se junta, aunque la realidad sea que darle una pareja a un personaje como la prestamista sea romper la imagen de independencia que se ha creado a su alrededor.

Vin de Nacidos de la bruma de Brandon Sanderson




Siempre nos hemos quejado de que no existen personajes fuertes femeninos en la literatura fantástica, por eso cuando me encontré a Vin en las primeras páginas de la trilogía de Brandon Sanderson ya sabía que me iba enamorar, y no me defraudó.

No sé si se podría afirmar con precisión que Vin sea la protagonista, pues tiene que compartir esta situación con Keslier, pero de lo que no hay duda es que es un personaje con el que cualquier lector puede empatizar, con el que crecerá, madurará y aprenderá.

No sabéis cómo me arrepiento de no haber leído todavía la segunda entrega de Nacidos de la bruma para poder continuar así la historia de Vin. El caso es que la tengo en la estantería esperándome.

Espero no tardar demasiado.


Liesel de La ladrona de libros de Mark Zusak




La ladrona de libros fue una obra que me llenó, y una de las razones de este suceso fue su protagonista. Conocemos a Liesel cuando es una niña y crecemos con ella a lo largo de la novela y de todos los conflictos que se sucedían en la Alemania nazi de Hitler.

A través de la mirada de su inocencia, de su amor por las historias y por el resto de personas, independientemente de su origen, religión o color de piel, LIesel nos cuenta una de las historias más bonitas que ha tenido lugar en la literatura —al menos en mi opinión—.

Toda página de su historia es para quererla, y así lo hice yo.

Olga de Marafariña de Miriam Beizana Vigo




Para el último lugar he querido dejar a una de los personajes que más me ha enamorado en toda mi vida, Olga, una joven que tras la muerte de su madre se va a vivir a un pequeño pueblo, en el cual descubrirá lo que es conocerse a sí misma y el verdadero amor.

Me ha encantado ver su lucha y su sufrimiento, cómo, a pesar de saber que era una misión casi imposible, se ataba una venda a los ojos y seguía luchando, cómo seguía creyendo en las palabras vacías que le decía Ruth, incluso conociendo que nunca sería nada más que eso.

Es una sensación que no puedo describir simplemente con palabras, así que necesito pediros que leáis el libro y que, si todavía dudáis, leáis la reseña que le hice en el blog.

Enamorarse de personajes es fácil. Muchas veces no nos abandonarán jamás, y eso es lo que creo que me pasará con estos cinco de los que os he hablado. ¿A vosotros os ha pasado alguna vez?

Carmelo Beltrán


2 comentarios: