miércoles, 22 de marzo de 2017

«Londres» de Carmelo Beltrán



Hoy no es más que una noche como otra cualquiera, como otras tantas en las que la Luna no se atrevió a mirarnos a la cara, avergonzada por nuestra forma de robar respiraciones, asustada por ser la siguiente que cediese a los caprichos del karma.

Temo al día en el que las estrellas nos abandonen de forma definitiva, en el que la luz del cielo se torne oscuridad cuando el Sol no quiera seguir alumbrando nuestros crímenes, ese momento en el que sólo quede uno y atisbe lo que significa de verdad la soledad.


Puede que el tiempo viaje lento para aquéllos que hoy vieron truncado su futuro, quizás el viento ya no susurre buenas palabras cuando se cruce nuestros oídos, igual, sólo igual, únicamente nos queden los instantes en frente de un río, las canciones que dejaron de sonar y las historias que nunca se llegaron a contar.

Hoy soy yo quien busca a la Luna implorando su mirada. Pedirle oportunidades dejó de tener sentido cuando los dos sabíamos que volveríamos a decepcionarla, pero en el fondo sé que dejará un trazo de polvo de estrellas para que aquél que quede pueda hallarla, quererla y contemplar en su mirada un rayo de esperanza.

Carmelo Beltrán

2 comentarios:

  1. Acabo de aterrizar en tu blog (desde hace un par de semanas te sigo en youtube) y me gustas mucho como booktuber pero ahora me gustas más cm escritor.

    ResponderEliminar