miércoles, 1 de marzo de 2017

El origen de Gandalf | «El señor de los anillos» de Tolkien

Gandalf es uno de los personajes más representativos de la literatura fantástica. Para mí generación, es uno de los dos magos más poderosos y carismáticos que hemos conocido, siempre en pugna con Dumbledore, aunque yo soy más partidario del primero. Los secretos que esconde se cuentan a decenas, pero no solo se refieren a lo que nos esconde en libros y películas. La figura del Mago Blanco (antes Gris) oculta mucho más.


El origen de Gandalf



Origen del nombre


Tolkien no inventó el nombre, sino que lo encontró en un manuscrito escandinavo del siglo XII perteneciente a la parte de la Edda poética llamado Völuspa en la que un enano era así llamado. 

En nórdico antiguo significa, literalmente, «Elf varita», de los elementos Gandr «varita, personal, caña» y álfr, «elfo».

Creación del personaje


Gandalf no nació solo de la mente de Tolkien. El escritor se basó en diferentes figuras que le habían encandilado para dotar al Mago Blanco de sus características principales. Podemos destacar tres:

  • Merlín
  • Odín
  • Väinämöinen


Merlín




Merlín no solo inspiró a Gandalf, sino que fue la materia prima sobre la que se crearon prácticamente todos los magos de la literatura épica y fantástica de ambiente nórdico y europeo del siglo pasado (y todavía tiene muchas influencias a día de hoy).

El mago de las leyendas artúricas dio pie a la idea de mago como anciano, sabio y poderoso cuya verdadera fuerza surge de los conocimientos que atesora.

Odín




Tolkien viajó a los Alpes, y allí se encontró con una postal de un judío errante, uno de los símbolos de la mitología alpina, la cual estaba caracterizada por un anciano con larga barba, cayado y condenado a vagar por la Tierra durante toda su eternidad.




Aunque en un primer momento no quiso dotar a Gandalf de estas características, la idea no dejó de dar vueltas a su mente, que llegó a la conclusión de que podría resultar interesante combinar esos atributos con los de la encarnación viajera de Odín: hombre viejo con sombrero ancho y un prominente bastón de caminante.

Váinámöinen




Este personaje es una de las figuras centrales del Kalevala, la epopeya nacional finlandesa. Él es la influencia más clara que tuvo el mago de Tolkien.

Era uno de los libros favoritos del escritor y no solo surgió Gandalf de él, sino que la lengua del alto élfico también fue concebida entre sus páginas.

Väinämöinen Runoya era conocido como «el cantador de runas» y era un anciano hechicero que sobresalía por su gran sabiduría y poder. Físicamente era exactamente igual que el mago que nos ocupa.

Al igual que Gandalf con Saruman, este hechicero también se enfrenta a un viejo amigo, Joukahainen, contra el cual pierde en diversas ocasiones hasta que al final logra derrotarle.

Asimismo, en una de sus aventuras es arrojado al mar, lugar de donde le rescata una gran águila.

¿Os suena de algo?

Estos son los datos más interesantes sobre la creación de Gandalf. Si os gusta el post hacédmelo saber para que siga trayendo más mitología de este tipo. ¿Conocíais los secretos del Mago Blanco de Tolkien?

Carmelo Beltrán




2 comentarios:

  1. Que entrada mas interesante, no sabia yo del origen de Gandalf y me ha gustado saberlo.

    Saludos

    ResponderEliminar