miércoles, 5 de abril de 2017

«Virtud y verdad» de Rolly Haacht | Reseña

Antes de que sigas leyendo este post, quiero advertirte que, si te has topado con esta entrada por casualidad y te ha llamado la atención el libro y no sabes de qué va, que sepas que es la segunda parte de una trilogía, así que te emplazo a este otro artículo para que puedas conocer mi opinión sobre la primera parte. Éste va a estar plagado de spoilers de esta novela previa.


Reseña de Virtud y verdad de Rolly Haacht



Datos del libro

Título: Virtud y verdad (Amor y virtud #2)
Autora: Rolly Haacht
Editorial: Autopublicación
Número de páginas: 468
Año de publicación: 2015
ISBN: 978-8460847472

Sinopsis


Un año después de la tragedia, los hermanos Becker deben seguir adelante con sus vidas. Zane no consigue afrontar la pérdida y Derek y Arabia regresan a casa para ayudarla. Jake se ha vuelto más reservado, Louis oculta un peligroso secreto y Emily Wathson sigue creyendo que las cuatro virtudes del alma están encarnadas en Arabia, Derek, Jake y ella misma; de tal forma que solo si están juntos, alcanzarán la auténtica felicidad gracias al amor. En su nuevo camino les esperan celos, envidias y drogas. Pero también el amor de sus vidas, las primeras experiencias y los corazones rotos. Y es que esta atípica familia sigue viviendo su mayor aventura: vivir.


Reseña en vídeo




Opinión



Si soy sincero con vosotros, me parece muy difícil hacer esta reseña tras todas las cosas que dije de Amor y virtud en mi crítica anterior. Creo que va a ser muy difícil dar mi opinión y mantener ese nivel y nada me molestaría más que ello, pues esta novela me ha atrapado y me ha hecho sentir todavía más cosas. Así que, simplemente, me dedicaré a contar la verdad.

Virtud y verdad nos transporta casi un año después de los sucesos que acontecieron en la primera parte de la trilogía y las cosas en la casa de los Becker no son muy distintas. Jake se ha echado a la familia a la espalda, Derek y Emily al final se han enamorado y crían juntos de la pequeña Danielle, Zane, a pesar de atravesar una dura depresión tras la muerte de sus padres, ya se atreve a sonreír, Louis ha conocido el amor y Arabia sigue siendo el personaje más especial que tiene esta historia.

Esta novela es la historia de Jake, es la historia de un soñador al que le han arrebatado todas sus metas, de un chico al que la oscuridad le da pavor, alguien a quien el amor le suena a otro idioma, para quien el dolor es el día a día, y que aun así es capaz de resistir todos los golpes que le da la vida y regalar un futuro, sonrisas y tiempo a todas las personas a las que quiere.

Hablar de esta historia es hacerlo de él. Reseñar esta novela es contar cómo de identificado me sentí con él en cada momento, cómo sufrí en cada instante en el que el futuro se le turbaba, de cómo sonreí como un panoli las pocas veces que él lo hacía y de cómo le empujé con todas mis fuerzas cuando veía que se le iba a escapar la opción de ser feliz.

Todo ello en una historia que tiene tristeza, que tiene amistad, que tiene drama, que tiene drogas y que tiene quebraderos de cabeza. Es una obra que nos cuenta que el mundo no siempre es justo y que por mucho karma que acumules a tu favor, en cualquier momento las cartas pueden darte la espalda, pero que incluso así siempre habrá alguien que sea tu esperanza.

Y entre todo ello, una protagonista que es luz en sí misma. Arabia, probablemente el último personaje literario del que me he enamorado, la última historia que me hubiese gustado compartir. Todo lo que encarna es clave para este mundo. Su peso en la historia se ha multiplicado respecto de la novela anterior y yo me he descubierto contando las páginas para volver a saber de ella.

Rolly Haacht tiene algo que le falta a muchos escritores. Tiene la capacidad de emocionar con historias que podrían ser la tuya, tiene el talento para que te sientes cada instante que tengas libre y te transportes automáticamente al mundo que ha creado. Tiene la magia para hacerte reír, llorar, emocionarte y enamorarte. Para que yo, ahora, no aguarde con más ganas ninguna historia que no sea el fin de esta trilogía y que, al mismo tiempo, no quiera que llegue porque sé el vacío que sentiré cuando sepa que Jake, Drake, Arabia, Zane o Emily no volverán a cruzarse en mi camino.

Mi viaje por Virtud y verdad ha durado tres días. Setenta y dos horas en los que se ha convertido en una obsesión, cuatro mil trescientos veinte segundos en los que me ha quedado claro que de Rolly Haacht se hablará por todas partes en un futuro próximo.

Carmelo Beltrán

1 comentario:

  1. Por ahora lo dejo pasar que no me termina de convencer.

    Saludos

    ResponderEliminar