viernes, 23 de junio de 2017

Perder relatos | Reflexiones literarias

Hoy vengo a hablaros de una de las cosas que más me fastidia en el mundo: perder relatos. Sí, como habréis imaginado, hoy he perdido una historia de la que todavía no había hecho copia de seguridad, y no sé dónde ha terminado. He buscado en su carpeta, con el finder del Mac, pero nada, que no aparece.


Perder relatos | Reflexiones literarias



Desde luego, no es la primera vez que pierdo, pero esta vez estaba muy contento con el resultado. No era el mejor relato del mundo, pero era uno que me había dejado satisfecho, que no es poco considerando que cada vez que escribo uno lo considero malo.

Al principio me he cabreado mucho conmigo mismo. ¿Cómo puedo ser tan torpe de perder una historia? ¡Dios!, si tengo cientas en Dropbox, discos duros externos y el propio ordenador, si soy un friki de la tecnología y de hacer copias de seguridad en distintos dispositivos. 

Tras ello he sentido un poco de ansiedad (tecnológica al menos) y he pensado que la culpa había sido solo mía porque no tenía ordenadas bien todas las carpetas del ordenador. Yo soy muy, pero muy, tiquismiquis con el orden digital, no puedo soportar tener archivos fuera de lugar. Todo tiene que estar siguiendo un orden lógico, así que he ordenado todo de nuevo.

Y, tras dos horas ordenando, he llegado a la conclusión de que el relato no iba a aparecer, que ahora el ordenador está mejor ordenado y que, para acabar de de desestresarme no se me ocurría mejor camino que hablar a una cámara.

¿Vosotros cómo reaccionáis cuando perdéis un relato?

Carmelo Beltrán

No hay comentarios:

Publicar un comentario