lunes, 10 de julio de 2017

Personificación de la muerte en la literatura

La muerte ha sido siempre un punto central del pensamiento humano. Ahí tenéis la Biblia y el resto de libros sagrados, construidos a partir de la idea de qué pasará tras ella y de cómo tenemos que comportarnos si queremos alcanzar el final bueno. Como seres inteligentes nos apasionan los misterios y uno de los que nos queda por comprender es precisamente este, aunque tarde o temprano todos lo descubriremos.


La personificación de la muerte en la literatura | El Rincón de las Páginas



Versión en vídeo en el canal de El Rincón de las Páginas




Personalmente, la muerte siempre ha sido un tema que ha ocupado mis cavilaciones. Soy de esas personas que piensan que todo es una cuenta atrás y por ello siempre me he obligado a intentar sacarle el máximo rendimiento a mis segundos y, claro, esto ha hecho que me agobie en muchas ocasiones.

Dada  la importancia que le ha dado el ser humano, la muerte ha sido una figura muy recurrente en la literatura. Se le ha dado voz, se la ha personificado e incluso la hemos enfrentado. Al igual que en la Biblia y el resto de obras sagradas, los novelistas le han dado mil formas para expresar su punto de vista y tratar de explicar qué se esconde tras ella.

Por cómo me apasiona y la fuerza con la que estoy dando vueltas a ello durante las últimas semanas, quería traeros alguna recomendación sobre obras en las que la muerte fuese una pieza clave.

La ladrona de libros de Markus Zusak





Seguramente fue la primera obra que me impactó sobre la muerte. Es una historia en la que, a pesar de que no lo sabemos durante el desarrollo, esta se personifica. La Muerte es la narradora, hecho que me impactó cuando lo conocí. La Muerte era la narradora de una historia sobre muerte, crueldad y, sobre todo, amor en una de las épocas más oscuras que ha tenido la humanidad: el nazismo y la Segunda Guerra Mundial.

Me puso la piel de gallina saber que era ella quien hablaba de todos aquellos que perdían la vida, pero lo que me aceleró el corazón fue saber que era quien se preocupaba de la protagonista.

Mort de Terry Pratchett




El personaje de La Muerte es muy recurrente en casi toda la saga de Mundodisco, pero fue en la cuarta novela cuando dejó de ser simplemente un secundario para cobrar mucho más peso. I

La historia trata de una Muerte cansada, aburrida y sin motivación en la rutina en la que se ha convertido su trabajo. Quiere pasar el testigo, quiere retirarse y para ello busca a un aprendiz.

Nos presenta una visión bondadosa del personaje. No mata porque quiera, simplemente porque es lo que tiene que hacer. Es su posición en el mundo y el desempeño de su tarea es necesario para mantener el equilibrio.

Es la mejor personificación que he visto nunca de este personaje. La veremos cocinar, emborracharse y cuidar de su hija, una niña a la que adoptó tras ciertas circunstancias. Se enfrascará en el entrenamiento de Mort y tratará de buscar su propia razón para existir,

La frase «No hay justicia, solo estoy yo» es la que resume a la perfección la obra. 

Fijaos si está personificada la muerte, que la explicación que da esta para lo que pasa tras ella es que sucederá lo que cada uno crea. Si alguien piensa que existe el cielo irá allí y si sus creencias son que no hay nada, se perderá en la oscuridad.

Hasta aquí este post sobre la personificación de la muerte. Si os ha gustado, hacédmelo saber para traer más contenido de este tipo. Por favor, recomendadme más obras que puedan tratar la muerte.

Carmelo Beltrán


2 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Me ha gustado la entrada, y las recomendaciones. Solo he leído La ladrona de libros y me encantó, el hecho de que la muerte nos narre la historia consigue que no sea "otra novela más sobre la II Guerra Mundial", eso sí, ¿no te parece una put*** que nos avise de la muerte de un personaje muy querido en mitad de la novela? desde que lo leí no paré de pensar cuándo le iba a tocar...
    Ahora mismo solo me viene a la cabeza Jorge Manrique y sus coplas... menuda cabeza.
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo con lo que cuentas.

      Pues sí, en Manrique también encontramos.

      Eliminar