domingo, 6 de agosto de 2017

«Un baile más» | Un relato de Carmelo Beltrán

Carmelo Beltrán


En aquel lugar nadie necesitaba música, pues el océano componía para ellos. Las serenatas de las olas y las caricias del mar sobre la arena interpretaban la banda sonora de la última de sus noches juntos, la cual habían decidido pasar contemplando desde la ventana la marea que les arropó hacía más de cuarenta años por primera vez.


La Luna reinaba llena en el firmamento sonrojada ante las miradas indiscretas. Ellos bailaban en el balcón el ritmo de tres por cuatro que marcaba la naturaleza y aunque el mar sanaba las almas, no podía hacer lo mismo con sus marchitos pulmones, por lo que cada veinte pasos tenía que pararse a descansar.

Eran la escena muda perfecta de una película que se guardaba en almacenes entre telarañas. Sus movimientos eran el perfecto disfraz para esconderse del pesar y sus manos el único lenguaje que requerían para comunicarse en idiomas que nadie más entendería.

El Sol comenzaba a despuntar por el Este y la música de las olas a recorrer más rápido con manos de sal las cuerdas con las que dominaba el ritmo del instante. Antes de que amaneciese completamente le diría adiós al mundo saltando por aquella venta, pero todavía había tiempo para un baile más. 

Carmelo Beltrán

No hay comentarios:

Publicar un comentario