lunes, 16 de octubre de 2017

Un viaje por la obra de Edgar Allan Poe | #PoeWeen

#PoeWeen está siendo mi pequeño homenaje en nuestro camino a Halloween del que en mi opinión es el mejor escritor de relatos y terror de todos los tiempos. Hoy os invito a que me acompañéis en un viaje por la obra de Edgar Allan Poe. El autor creó historias de muchos géneros y de todas las formas posibles y en este especial debemos conocerlas.

Edgar Allan Poe #PoeWeen


Un viaje por la obra de Edgar Allan Poe | #PoeWeen




Versión en vídeo en El Rincón de las Páginas





Una pequeña introducción sobre la vida de Edgar Allan Poe



Edgar Allan Poe nació el 19 de enero de 1809 en Boston. Es el escritor que ha pasado a la historia como el maestro del relato corto y como el gran renovador de la novela gótica gracias, sobre todo, a sus cuentos de terror. Además, entre numerosos hitos, se le atribuye tanto el origen del relato detectivesco como una gran influencia en el mundo de la ciencia ficción.

Como dato curioso, fue el primer escritor que intentó vivir plenamente de la literatura en Estados Unidos. La verdad es que no le salió demasiado bien y aquello erosionó hasta la destrucción su relación con sus padres adoptivos.

Sus padres biológicos murieron cuando él era muy joven y, aunque no de manera oficial, fue adoptado por un matrimonio adinerado. Estos le pagaron el primer año de Universidad en Virginia. Sin embargo, Edgar Allan Poe no tardó en darse cuenta de que aquello no era lo suyo y que su destino se encontraba en las letras. Su padre no estaba de acuerdo con ello y tras muchas discusiones rompieron su relación. El escritor acabó siendo desheredado.

Su carrera literaria se inicia en el año 1827. Él tenía dieciocho años y de su pluma nació un libro de poemas llamado Tamerlane and the Other Poems. No obstante, pronto se daría cuenta del poco éxito comercial que tenía la poesía por aquel entonces y acabó cediendo a la prosa como forma de escribir.

Tamerlane Edgar Allan Poe


En el año 1845 encontró el amor en una chica de tan solo trece años: Virginia Chemm. Era su prima y contrajeron matrimonio poco tiempo después. Mientras está con ella publica la que sería una de sus obras magnas, El cuervo. Dos años después su mujer fallecería, Edgar Allan Poe terminaría devastado y ese sufrimiento se reflejaría en lo que le quedaba de obra.

Fue en 1849 cuando se produjo el fallecimiento del escritor a la edad de cuarenta años. Esta historia está rodeada de misterios, leyendas y habladurías y por ello te remito al artículo del blog en el que tratamos este tema.


La obra de Edgar Allan Poe



El núcleo de la obra de Edgar Allan Poe son los cuentos. En ellos toca muchísimos géneros distintos de los que hablaremos a continuación. A pesar de que eran ellos los que le otorgarían el mayor reconocimiento, también escribió poesía, crítica literaria, ensayo y una famosa novela.

Los cuentos de Edgar Allan Poe


Edgar Allan Poe escribió tantos cuentos que es muy complicado hacer una categorización adecuada. Por ello vamos a seguir la que realizó Julio Cortázar, el escritor belga, de acuerdo al interés de los temas que el americano trataba en cada historia.


Cuentos de terror o macabros



Son la parte fundamental de los cuentos que constituyen la obra de Edgar Allan Poe. Según aquellos que le estudiaron, lo que hace tan especial a este escritor es que no buscaba helar la sangre del lector, sino compatibilizar lo gótico con hechos plausibles desde el punto de vista psicológico.

Estas historias tuvieron tanto impacto en la literatura que he llegado a conformarse una corriente propia: el Gótico Poeano. Las historias que se categorizan dentro de esta etiqueta destacan porque elimina el elemento sobrenatural de las historias. Esto es algo que se aprecia en cuentos como el de El gato negro en el que al final el lector es sorprendido con que el animal está vivo y que todo ha sucedido en la mente del protagonista.

Dentro de la categoría macabra se encuentran historias como El barril amontillado, El pozo y el péndulo, La caída de la casa Usher o Ligeia.


Pozo y el péndulo Edgar Allan Poe


Los estudiosos de la literatura coinciden en que ciento cincuenta años después de su lanzamiento siguen siendo las narraciones más sugestivas y terroríficas de la historia.

Además, estos expertos coinciden en que la clave de su éxito se encuentra en la maestría con la que Edgar Allan Poe consigue describir los estados de ánimo de los personajes. Lo hace de una manera tan real que el lector acaba abocado a sentir lo mismo.

En la mayor parte de estos cuentos el tema principal es la muerte. No obstante, Edgar Allan Poe no toca únicamente lo relacionado con el momento de morir, sino con todos los elementos con los que está relacionada. Por ejemplo, en el cuento La verdad sobre el caso del señor Valdemar se trata la descomposición de los cadáveres, en Conversación con una momia el hecho de intentar reanimar un cuerpo que ha perdido la vida y en Entierro prematuro todo lo relacionado con el miedo a ser enterrado con vida.

Como corriente literaria, esta parte de la obra de Edgar Allan Poe se ha encuadrado en el Romanticismo Oscuro, donde comparte protagonismo con autores como Nathaniel Hawthorne y Herman Melville.


Cuentos detectivescos



A Edgar Allan Poe se le atribuye el origen del cuento detectivesco. No fue la primera persona que empleó este término, pero sí quien dio pie a la modernización de este género.

En su obra destacan cuentos como La carta robada, Los crímenes de la calle Morgue (que está considerado como el primer cuento de detectives moderno) o El misterio de Marie Roget.

Muchas de las historias y personajes que creó Edgar Allan Poe en estos cuentos sirvieron como influencia e inspiración a grandes del género años después, como es el caso de Arthur Conan Doyle.


Cuentos de ciencia ficción



No lo creó, no fue un referente en su momento, pero los cuentos de ciencia ficción de Edgar Allan Poe sentaron las bases para los temas que se seguirían en la segunda mitad del siglo XX en este género.

Una de sus obras más destacadas es El camelo del globo, una historia en la que responde a los recientes avances científicos y tecnológicos.

Todos los relatos que se pueden considerar de ciencia ficción del escritor tienen algunos elementos en común. Algunos son que recogen conceptos de la pseudociencia, frenología y fisiognomía. 

Sin embargo, Edgar Allan Poe nunca se centró en crear ciencia ficción pura, sino que prefirió mezclarla con otros géneros. Es el caso de La verdad sobre el caso del señor Valdemar en la que se combina con el terror o La conversación entre Erios y Charmion que también introduce el tema de la poesía.

En todos sus relatos nos encontramos que los descubrimientos y avances científicos y tecnológicos traen la desgracia. Son visiones atormentadas de los peores escenarios en los que se podría terminar.


Los cuentos de sátira



Muchos de los relatos de Edgar Allan Poe recogen un elemento de sátira y humor. Para construirlos se valía de la ironía y la extravagancia absurda y siempre lo hacía con el objetivo de terminar con el conformismo ideológico del lector.

El primer cuento que publicó se encuadra en este género: Metzengerstein. Contenía también elementos de terror y rompió barreras en la época.

Metzengerstein Edgar Allan Poe



La novela de Edgar Allan Poe



Está claro que su pasión eran los relatos y los cuentos. A las novelas las dejó más de lado y solo terminó una: La narración de Arthur Gordon Pym.

Hay que decir que ni siquiera es una novela como tal, sino que es un conjunto de relatos episódicos con un mismo protagonista.

Para construirla, Edgar Allan Poe se inspiró en leyendas como la del Holandés Errante y en las lecturas de los autores Daniel Defoe y S.t. Coleridge.

Como curiosidad, Julio Verne escribió una continuación años después a la que tituló como La esfinge de los hielos.


La poesía de Edgar Allan Poe



La poesía era la verdadera pasión de Edgar Allan Poe. Buscó en la prosa un refugio económico, pero siempre fueron los versos los que hacían palpitar su corazón. Esto es algo que conocemos en su historia El principio poético.

El defendía que el arte no tenía que ser claro, sino que el sentido de la literatura se encontraba bajo la superficie de lo expreso y evidente. Entendía que un sentido obvio arrebataba a larte sus propiedades.

Además, contaba que las historias poéticas debían de ser breves y causar un gran impacto en el lector respecto de un elemento específico, por lo que el escritor tenía que calcular el efecto de cada palabra que escribía sobre el papel. Un buen ejemplo de ello es El cuervo, el poema narrativo archiconocido de Edgar Allan Poe.


Muchas gracias por viajar conmigo y El Rincón de las Páginas por este baile sobre la obra de Edgar Allan Poe. Escritor polifacético y rebosante de calidad, nos quedan sus textos para seguir indagando en su asombrosa mente. ¿Qué habría pasado si no hubiera fallecido a los cuarenta años? Nunca lo sabremos.


Carmelo Beltrán

No hay comentarios:

Publicar un comentario