Mostrando entradas con la etiqueta Antología. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Antología. Mostrar todas las entradas

sábado, 1 de julio de 2017

«Banderas arco iris» de Carmelo Beltrán



La noche en que Madrid se vistió de luces entendí la magia que escondía la ciudad. Siempre había pensado que la Luna evocaba sensaciones y allí, en medio de la marabunta, me di cuenta de que el poder lo tenían las personas.

Nadie sonreía sin ganas, las luces marcaban el camino y todos reíamos sin escondernos. Siempre habíamos sido más fuertes que todos aquellos a los que el odio atragantaba, pero por una vez, nos dimos cuenta de que si bailábamos juntos no nos podían hacer daño. Por mucho que gritaran, nada podía traspasar la música que sonaba, las canciones que entonábamos y la esperanza que vislumbrábamos bajo una bandera que nos representaba a todos y vestía los colores del arco iris.

viernes, 9 de junio de 2017

«Tiempo» de Carmelo Beltrán | Relato




Hacía tanto que había perdido de vista al tiempo, que se asustó cuando volvió a toparse con sus segundos. Los minutos, tanto tiempo fantasmas de su pasado, volvieron a cobrar formas conocidas frente a su espejo, bocetos de recuerdos de otra vida, de otro mundo y, a veces, pensaba, de otra dimensión.

Sus horas se pintaron de nuevo de bailes, sonrisas y de noches llenas de cervezas y carcajadas hasta el amanecer. Disfrutó del tiempo que nunca había conocido, amó en centésimas de segundo y le usurpó pesadillas al destino. 

viernes, 12 de mayo de 2017

«Ellas» de Carmelo Beltrán



En la vida encontramos personas que son inmunes al paso del tiempo. Risas sin complejos de almas que desean volar sin límites. Terremotos que nos contagian su energía, dejando, por el camino, víctimas inocentes que tuvieron la mala suerte de cruzar su mirada con ellas.

Ellas son la señal de que tenemos que desterrar, ahora y para siempre, la palabra destino, de que somos nosotros quienes marcamos nuestro camino. La prueba irrefutable de que Dios no existe, pues ningún ser superior dejaría a nadie tan poderoso a su libre albedrío.

martes, 2 de mayo de 2017

«Bailamos bajo la luna» de Carmelo Beltrán



La música sonaba en la noche nublada del primer día que comprendí cómo funcionaba el mundo. Solo hizo falta la canción que me recordaba a la arena de una playa para que viajase entre recuerdos y aterrizase en uno de los «y si…» más grandes que he tenido el placer de vivir y, como no sabía cómo encontrar la forma que deshiciese el nudo de lágrimas que encerraban mis pupilas, simplemente me puse a escribir.

martes, 21 de marzo de 2017

«El baile de los locos en primavera» de Carmelo Beltrán



Hoy dibujo con palabras ventanas con vistas a mundos donde la rutina no aprese almas que un día fueron libres, trazo con mis párrafos el mapa que esconde el tesoro en el que guardé a mi niño interior para que ningún adulto pudiera contagiarlo de prejuicios, odio y madurez.

Han pasado horas delante de una pantalla escribiendo textos que a nadie le importan. Líneas tasadas, sin historias que contar, más allá que excusas para mantenerme a mí y al resto ocupados mientras se consume más tiempo de nuestra existencia, al ritmo que tratan de domesticarnos para ser uno más, uno igual, la última pieza de un puzzle reversible en el que jamás identificarás la magia por muchas vueltas que le des.

jueves, 16 de febrero de 2017

«Pensamientos sin orden» de Carmelo Beltrán



Esto es sólo un pequeño canto a la nostalgia mecido por la banda sonora de mi infancia. Esto no son más que palabras que trazan un camino de vuelta a casa, a un lugar seguro, tejido con abrazos que se fueron, pintado con adornos de Navidad que nunca regresaron.

domingo, 5 de febrero de 2017

«Recordar con palabras» de Carmelo Beltrán | Antología



Hace tiempo que dejé de recordar el momento en el que comencé a dibujarte con palabras. Desde aquella frase con la que garabateé el primero de nuestros instantes supe que tarde o temprano desaparecerías, y éste no era más que un mero hecho desesperado para guardarte en un lugar donde nunca pudiera olvidarte.

Los primeros capítulos los llené de borrones, arranqué tantas hojas que tuve que comprar nuevos cuadernos, ilustré nuestras risas conjuntas en párrafos que solo tú y yo entenderíamos mientras temblaba de terror al saber que algún día esta historia se terminaría.

domingo, 29 de enero de 2017

«Pintamos sonrisas en vuestro mundo gris» de Carmelo Beltrán | Antología



Esta es una oda a todos esos sueños imposibles y a los descerebrados que cada día los complican más solo por no cumplirlos. A aquellos que no tienen hogar y se mueven más rápido que el viento, a los adultos que nunca dejaron de ser niños y a los niños que lucharán por arreglar el mundo que les dejaremos.

Es un gracias a los profesores que decidieron seguir enseñando lo que es importante y se negaron a convertirse en fabricantes de copias, a los que se dedicaron a salvar vidas sin recompensas y los amigos que con un coche te salvaron de pensamientos oscuros llevándote a ver las estrellas.

sábado, 21 de enero de 2017

«Camino junto a la soledad» de Carmelo Beltrán



Días como hoy solo escribo para acompañar a la Soledad en su periplo por los hogares del mundo. Bella e incomprendida, es rechazada sin miramientos, mas su presencia no es símbolo de tristeza, sino un simple aviso de que es hora de hacer las maletas.

Ellos no la comprenden como yo. Ellos no han sentido su abrazo en medio de la oscuridad, sus esfuerzos por hacerte sentir algo cuando solo quieres que todo pase, su cariño al mirarte al espejo y contemplar su sonrisa de porcelana. La han rechazado sin miramientos, solo porque habían olvidado que siempre es posible hacer las maletas.

viernes, 20 de enero de 2017

«Desnudos de ideas para abajo» | Carmelo Beltrán



Habéis declarado la guerra al destino para solo darle una palmada en la espalda, habéis proclamado vuestra rebelión a los cuatro vientos, y solo habéis sido el cayado de aquellos a los que rechazabais. Habéis robado las esperanzas de todos los que creyeron en vosotros, y, os puedo asegurar, que no hay crimen más castigado.

Habéis confiado en la estupidez humana, habéis apostado todo a la confianza ciega en vuestras palabras. Habéis instado a ser parte de una batalla que solo os pertenece a vosotros y habéis jugado con pobres peones ilusos que dejaron todo al pensar que habían encontrado su lugar.

jueves, 19 de enero de 2017

«Quizás el mundo siempre haya sido así» de Carmelo Beltrán



Desde que te fuiste todas las historias tienen colores oscuros y hace mucho tiempo te prometí que ayudaría a pintar el mundo de tonos alegres que contagiasen las ganas de vivir a todos los que me escuchasen.

domingo, 15 de enero de 2017

«Un refugio de palabras» | Antología de Carmelo Beltrán



Las historias que escribo solo para mí son las únicas que merecen la pena. Los párrafos con los que deleito a mis oídos y los lleno de falacias son aquellos que me hacen sonreír. Los que me transportan a mundos irreales en los que yo soy el protagonista, las que me ayudan a retroceder en el tiempo y cambiar el curso del futuro y me permiten escoger un presente que repetiría después de cada Luna nueva.

martes, 3 de enero de 2017

Somos, fuimos, seremos



Somos, fuimos, seremos momentos. Instantes en mares de vacío que alumbraron hasta la noche más oscura, que resplandecen en silencio mientras la música no paraba de sonar.

Siempre fuimos, somos y seremos los que caminaron por vías que jamás se cruzaban, los constantes cobardes que prefirieron las caricias mal disimuladas a las palabras, quienes se regalaban historias de papel en lugar de vidas de cuento, pero que con cada eclipse colisionaban haciéndose más daño que bien.

Siempre seremos, somos y fuimos pequeños soñadores en un mundo rígido. El malentendido de quien no logra comprenderse, los ilusos que trataron de medir los inviernos con canciones y que siempre terminaban cantando a solas en una habitación a oscuras.

Siempre fuimos, somos y seremos un mero recuerdo, una incógnita sin respuesta, pues jamás nos dimos cuenta de que es imposible cuantificar el invierno, y ahora ya ha llegado nuestra primavera.

Carmelo Beltrán

martes, 27 de diciembre de 2016

«Fantasmas que no volverán» | Carmelo Beltrán



La Luna jamás contempló a quien mentía sin escrúpulos contemplando su reflejo en un lago. La Navidad arreciaba, espíritus surgían. Amor, paz y compañía, receta perfecta de recuerdos edulcorados, mientras en derredor falacias y mentiras secuestraban las buenas intenciones.

domingo, 18 de diciembre de 2016

El descanso del tiempo terminó | Carmelo Beltrán

El descanso del tiempo terminó



El descanso del tiempo terminó. Los granos de arena volvieron a discurrir a su ritmo habitual. Nadie resultó ileso, pero aquel villano dejó a muchos heridos escapar para que pudieran dar fe de su poder. 

Todo fue una apariencia. Un lienzo pintado con mentiras, con verdades a medias que resultaron devastadoras. Nos hablaron del mundo entre sonrisas y su sinopsis está compuesta de lágrimas. Nos pidieron que luchásemos por el amor, nos engañaron, pues no hay caos más doloroso.

Durante mucho tiempo fui el verso que no se atrevió a rimar, el que cantaba a gritos y solo proclamaba silencio. De la luz me atraía su oscuridad y de las historias no disfrutaba del final.

Todo cambió en el momento en el que el tiempo resurgió. Cuando las campanas volvieron a resonar no estuve preparado. Paralizado, solo pude escribir esta historia, solo pude decir adiós entre letras. 

El tiempo jugó conmigo, y volverá a hacerlo. Tantas veces como quiera, tantas veces hasta que me haga borrar.

Carmelo Beltrán
@CarBel1994

domingo, 4 de diciembre de 2016

«Las mentiras de mis cuentos» | Antología de Carmelo Beltrán



Hoy escribo las mentiras más reales que pasaron por mi vida, las verdades mejor camufladas por falacias que me encontré jamás, las que intenté contarme para intentar engañarme y que a base de repetirlas se convirtieron en la sinceridad más absoluta.

Calumnié contra mis sentimientos, sonreí cuando quise llorar y logré saltar de alegría cuando mis pensamientos pugnaban por esconderse bajo las mantas de una cama. Logré esquivar la realidad plasmándola en forma de cuentos, en historias que el mundo pensaba falsas y, en realidad, eran mi única verdad.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

«Piloto automático» | Carmelo Beltrán



Dícese que no hay instante sin tiempo, pero dicho momento fue tartamudo en su grito. Relojes de arena mecían sus granos y manijas perdidas observaban en derredor, rezando porque alguien les dijese hacia dónde tenían que caminar. La paz invadió el mundo, pues no había segundos para la guerra y algunos afortunados quedaron en la cresta de una ola, sintiéndose invencibles.

El espacio congelado y mi corazón latiendo desbocado. Gritos abandonados suspendidos en el aire y todo mi dolor expresado en un susurro desnudo y pudoroso que se sonrojaba cuando algún despistado le daba la espalda.

miércoles, 2 de noviembre de 2016

«Lo que mueve el mundo» | Carmelo Beltrán



Quiero ser el café descafeinado de una noche que no se puede disfrutar, perderme entre historias que se cruzan cual eclipse, transformarme en el instante en el que un escritor pone el punto y final y sentirme como el estribillo de una canción cuando es entonada a coro por miles de personas.

Anhelo ser el primer latido de una vida, el segundo en el que todo el mundo calla, el pliegue de la piel que se forma cuando sonríes. Deseo ser el tic nervioso del que se enfrenta a lo desconocido, el momento de duda de quien nunca se rinde, el impenetrable secreto que guardas dentro de ti y que es lo único que te describe.

sábado, 29 de octubre de 2016

«Refugio de palabras» | Carmelo Beltrán



Demasiado tiempo ha de la última vez que derramé lágrimas de amargura. Hace demasiadas horas que decidí regalar únicamente aquellas gotas que fueran presa de la alegría pero, ahora me descubro incapaz de vaciarme por dentro de sentimientos de hastío y escribo palabras en forma de nostalgia con el único objetivo de dibujarme a mí mismo.

martes, 25 de octubre de 2016

«Cáncer» | Carmelo Beltrán


Nunca nos presentaron, pero eso a ti te dio igual. Llegaste sin avisar, arrasando, llevándote lo que fuera por delante, sin pararte ni un solo segundo a plantearte que cada vez que entras a un hogar solo la llenas de dolor, de frustración y, por encima de todo, de despedidas, y dejas un rastro de presión en el pecho que nadie es capaz de soportar sin romper a llorar.