sábado, 26 de diciembre de 2015

Entrevista a Cynthia Hidalgo



Buenos días, Cynthia:

Lo primero, quiero agradecerte que hayas decidido participar en esta entrevista. Tu novela, Historia de una pera, me hizo recapacitar y me gustó mucho, a pesar de que no soy asiduo en el género.

¿Empezamos?


El Rincón de las Páginas.- ¿Te gustan las peras? ¿Por qué elegiste este nombre para la novela?

Cynthia Hidalgo.- El título de la novela está llamando mucho la atención, ¡y me encanta!. Creo que la frase existía antes que la novela, antes incluso de que pensara en escribirla, pues era algo que inventamos hace años mi mejor amigo y yo para referirnos a todas aquellas cosas que yo iba a contarle, a aquellos desahogos de adolescente emocional que nos traían de cabeza. O, como lo describe una de las protagonistas en el libro, un «historias para no dormir» versionado por alguien de caderas anchas.

RP.- ¿Con quién te sientes más identificada: Tania o Victoria?

CH.- Sin duda alguna, con Victoria. Como ella misma dice en uno de los capítulos, de racional no tengo ni los dedos de las manos, soy más bien todo lo contrario, un hervidero de emociones que se guía siempre por el corazón. Así que, aunque adoro a Tania y el gran personaje que ha terminado por ser, si tuviera que definirme como alguna sin duda sería como Victoria.

RP.- Es tu primera novela: ¿qué fue más reconfortante: el proceso de escritura o el momento en el que pusiste el punto y final? ¿Puedes contarnos alguna anécdota que te sucediese mientras escribías?

CH.- La verdad es que emocionalmente me costó muchísimo terminar, para mí había sido increíble construir toda la historia y llevaba tanto tiempo haciéndolo que pensé que me sentiría muy vacía cuando llegara el final. Pero en realidad está siendo todo lo contrario porque la verdadera satisfacción está comenzando ahora, cuando me llegan los comentarios de la gente y veo que están disfrutando de mis letras tanto como lo hice yo, que les llegan mis emociones y causan ese revuelo que suelen causar los buenos libros. Escribirlo fue una experiencia única pero la reacción de los lectores es la mejor de las recompensas.

Anécdotas muchas, Historias de una pera lleva tantos años formando parte de mi vida... Te puedo contar que en principio Tania era un personaje casi sin importancia que se creó, o pensó en crearse, únicamente para rellenar la que yo creí la historia principal, la de Victoria. Sin embargo, como ocurre con los buenos personajes y sin que yo me diera apenas cuenta, fue cobrando su propia vida, haciendo lo que quería con mis letras y convirtiéndose en alguien imprescindible a quien, como te decía antes, he llegado a adorar. Ha sido satisfactorio ver como mis personajes y yo hemos ido creciendo a la vez.

RP.- ¿Cómo es un día normal en la vida de Cynthia Hidalgo?

CH.- Mi día normal empieza siempre con un café, esa droga aromática sin la que me siento incapaz de comenzar. Después me pongo el uniforme, mis orejas de gato o algún complemento similar y me convierto en educadora infantil, mi otra gran pasión. En mi día normal también llevo siempre encima alguno de mis cuadernos, que aprovecho para mancillar con mis letras en cualquier momento, ya sea la siesta de mis niños o el camino de vuelta en autobús. No puedo negar que a veces termino agotada, pero tremendamente feliz y satisfecha de estar aunando por fin mis dos grandes pasiones.

RP.- Todos los escritores bebemos de algún referente, ¿quién es el tuyo en este caso?

CH.- Almudena Grandes, que para mí hace un honor indiscutible a su apellido, y a la que admiro y releo siempre que puedo. Últimamente también se ha colado mucho en mi estantería Elisabet Benavent con unas historias de esas que duelen de tan cercanas.

RP.-  ¿Qué otros hobbies tiene Cynthia?

CH.- Como buena educadora infantil, me vuelven loca las cosas de papelería, las pegatinas, los adornos, y todas esas monerías para personalizar mis innumerables cuadernos (y los de mis peques). Me encanta estar con mis amigos, leer y releer, coleccionar muñecos frikis y escuchar rock en español. ¡Soy una apasionada de Extremoduro!

RP.-Si tuvieras que dejar un cuaderno abandonado en un tren y solo pudieses escribir una frase, ¿qué redactarías? ¿Si te encontrases uno te lo llevarías a casa?

CH.- Me costaría decidirlo, siempre fui mala resumiendo en una sola frase todo lo que llevo dentro. Sería algo que apostara por las emociones, por creer en un mismo y vivir acorde a lo que sientes. Una frase lapidaria de esas que remueven por dentro. Si encontrara un cuaderno me lo llevaría, por supuesto, soy demasiado fan de las letras y las historias ajenas para no hacerlo.

RP.- Elígeme un libro, una serie de televisión, una película y una canción.

CH.- Libro: Malena es un nombre de tango, de Almudena Grandes. Serie: Nana (Anime japonés, ya te advertí de mi tendencia al frikismo). Película: La saga completa de Star Wars y Alice in Wonderland. Canción: Aquí me lo pones más difícil... Depende del momento en el que esté viviendo te diría una u otra, ya sabes que las canciones se convierten en personas... Ya no me acuerdo, de Estopa. Corazón de mimbre, de Marea. One and only, de Adele. Locura transitoria, de Extremoduro.

RP.- ¿Eres más de Marios o de Hugos?

CH.- De Hugos. Demasiado emocional para ser «cómodamente feliz». ¿Por qué conformarse con la estabilidad cuando existe ese sentimiento que te vuelve del revés?

RP.- ¿Qué es lo más importante que has aprendido escribiendo?

CH.- Lo más importante que he aprendido en esta experiencia es a creer en mí, en mi capacidad de transmitir y llegarle a quien me lee, en la superación de los temores y la inseguridad y en que los sueños se cumplen cuando uno tiene la suficiente valentía de creérselo y luchar por ellos.

RP.- ¿Las manzanas te parecen peores que las peras?

CH.- No necesariamente, pero está claro que después de todo lo que estoy viviendo la pera será mi fruta referente! Me encanta cuando hasta los niños de mi clase me dicen cosas como «Yo quiero más pera, como tu libro».

RP.- Véndete, ¿por qué deberían leerte?

CH.- Historias de una pera está escrita desde la emoción y como tal consigue remover las de cada uno. Todo el mundo ha sido muy Tania o muy Victoria en algún momento de su vida y podrá sentirse identificado con los personajes a medida que va leyendo, de modo que la historia le atrapará y no querrá dejar de leer. Relaciones tóxicas, corazas que se creyeron indestructibles, racionalidad extrema frente a emoción, y otros factores que giran alrededor del cuaderno que escribe Victoria y que llega a la vida de Tania para hacer tambalear sus no tan estables cimientos. Una montaña rusa de final inesperado que no te puedes perder.

RP.- Plantea una pregunta al entrevistador.

CH.- Y tú, ¿eres de los que viven o sobreviven?

RP.- Con todo lo que me va pasando a lo largo de mi vida creo que todos mis amigos estarían de acuerdo de que soy de los que sobreviven. SI es que… ¡si no fuese por eso estaría ya en el otro barrio!

Creo que es una pregunta que todo el mundo debería hacerse de vez en cuando, ya que no creo que podamos vivir sin esas dos partes.

¿Y vosotros de qué tipo sois?

Espero que os haya gustado la entrevista. Yo por lo menos he disfrutado aprendiendo más de Cynthia. Quiero volver a recomendaros Historias de una pera, una novela que os encantará, que os hará identificaros con los personajes en todo momento, con ambos, pues tenemos parte de ellos.


4 comentarios:

  1. Hola muy buenas soy del blog El Mundo de los Libros y estoy participando en una iniciativa llamada seamos seguidores en la que yo sigo tu blog y tu sigues el mio, muchas gracias espero que te sirva. Un saludo de El Mundo de los Libros.

    elmundodeloslibros25.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    No había oído hablar de Cynthia Hidalgo, ni por ende de su libro. Sin embargo sus respuestas han logrado atraparme, y creo que se a vendido de maravilla.
    Historias de una pera acaba de entrar sin duda en mi lista de lectura para este 2016.
    ¡Felices fiestas, un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está muy bien el libro, te lo recomiendo, y como ves, la autora un amor.

      Eliminar