miércoles, 9 de diciembre de 2015

Reseña de «La cinta de Moebius» de César Colomer

Últimamente las reseñas y las críticas son un no parar en el blog. En verano tuvimos un espacio de ausencia, pero últimamente no paro de leer novelas que merecen todas las palabras que pueda decir acerca de ellas. Antes de meternos al lío, quiero agradecer personalmente a César Colomer el haberse puesto en contacto conmigo y habérmelo enviado. Gracias a él he podido disfrutar de una de las mejores lecturas del año. 

¿Hablamos un poco sobre La cinta de Moebius?


Título: La cinta de Moebius
Autor: César Colomer
Editorial: Createspace
Género: Ciencia ficción
Páginas: 526
Precio: 1,76 € versión digital/ 14,82 € versión física



El siglo XXII, una carretera poco frecuentada, una sociedad dominada por el hedonismo, un mundo feliz... Sin saber quien es, ni de donde viene, aparece un muchacho que no encaja, parece procedente de otras épocas... Su presencia alterará la vida de una familia. Una historia de amor adolescente rodeada de misterio, entre dos mundos, dos sociedades, dos épocas diferentes, que terminan por tejer una extraña cinta de Moebius.




Sé que últimamente siempre os digo lo mismo, pero es que no paro de encontrarme con historias que me emocionan. Siempre, antes de escribir cualquier tipo de entrada me hago un guión para que no se me olvide nada de lo que quiero decir. Sin embargo, esta vez he sido incapaz de hacerlo. No porque no encuentre cosas de las que hablar, sino porque quiero explicar todo lo que me han hecho sentir estas páginas, y eso con algo preestablecido es imposible realizarlo.

La verdad es que cogí la novela con miedo. César me la había presentado con una gran modestia, incluso con cierto temor a que fuese leída, por eso cuando la abrí por primera vez quería encontrarme con algo bueno, algo que me permitiera decirle que su su obra merecía ser leída por el público. Y me alegro de decir que esto es verdad.

Nos encontramos ante un libro de ciencia ficción que se divide en dos partes claramente diferenciadas: una se produce en el futuro, en el siglo venidero y otra en el pasado, poco después de la muerte de Franco. La trama gira entorno a un joven de veintiún años que se despierta sin recordar nada. A partir de ese momento tendrá que adaptarse a las costumbres y a las formas de vida del momento y lugar, encajar, forjarse un futuro. ¿Cómo verá alguien que no sabe de nada las costumbres y tradiciones que tenemos tan arraigadas?



A grandes rasgos, lo que nos plantea Colomer es una crítica al modo de ver las cosas que tenemos. Esos pensamientos arraigados que nos parecen normales, pero que somos incapaces de justificar a una persona que esté fuera del entorno. De cómo nuestros argumentos caen por su propio peso y que, por mucho que digamos que aceptamos todos los puntos de vista, nos cuesta mucho dar nuestro brazo a torcer cuando alguien nos propone lo totalmente opuesto.

Sin hacer ningún destripe o estirarme demasiado es muy complicado abarcar la complejidad de la trama, para ello tendréis que leerla. Y os aviso, os va a gustar, os va a hacer pensar y vais a ver las cosas de manera muy diferente, tal y como les va sucediendo a los personajes de la novela. César cumple su objetivo.

A través de una serie de personajes, el autor de la obra nos contará una y mil aventuras. En cada período de tiempo conseguirá enamorarnos y hacernos sentir lo que experimenta el protagonista. Desde amor a rechazo, pasando por mil sentimientos adicionales. Veremos las preocupaciones y los anhelos de cada época y los sentiremos como si fuesen los nuestros. Nos hará creer que nos encontramos en el pasado o en el futuro sin ningún problema. 

Durante mi lectura, me daba mucha rabia no poder sacar ratos suficientes para continuar. La historia me atrapaba de tal forma que necesitaba seguir con ella. Así llegó el fin de semana y conseguí ver la luz. En menos de cuarenta y ocho horas me ventilé las más de trescientas páginas que tenía por delante. Conforme me acercaba al final una voz dentro de mi cabeza me decía que frenase, que si la terminaba no podría seguir leyendo, que la dosificase. Pero fui incapaz, necesitaba conocer cómo terminaba, y así lo hice.



¿Y el final? Una conclusión totalmente rompedora, que no te lo esperas, y que te golpea sin previo aviso.

Nada más cerrarla, escribí rápidamente un email a su autor. Creo que siempre intento mantener un tono profesional con aquellos que deciden enviarme sus novelas, pero esta vez fui, sencillamente, incapaz. Necesitaba que supiese todo lo que me había hecho experimentar.

Os lo digo de nuevo, leedla, os va a conmover. Una de las mejores lecturas del año, sin ninguna duda.


6 comentarios:

  1. Lo tengo pendiente de leer pero no se cuando le metere mano.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Por el títulom de la novela y tu reseña entiendo que el asunto consistirá en un juntarse sin solución de continuidad el pasado con el futuro como un eterno retorno. ¿Es así?
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Cermelo por tu reseña, casí me sacas los colores. No es que te la presentara con modestia, lo que pasa es que sabía que tiene muchas carencias de forma, unas por mi bisoñez y otras por renuncias mias para hacerla próxima a la literatura juvenil actual. Mi intención, como has dicho, era la de hacer pensar. Si una sola palabra tuviera que definirla es "adolescencia", mi intención era esa, por eso emplee dos mundos, uno real y otro fantástico, en ambos los protagonistas son adolescentes. Una de las cosas que más me ha gustado de someterla a la opinión de los lectores es que seegún quien ve la historia en parte diferente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado la reseña, César. Pero no es nada que no te haya ido comentando, ya sabes que la historia me ha gustado mucho y me ha dado para pensar.

      Creo que aciertas con la palabra.

      Un saludo.

      Eliminar